Nacional

Quedó en libertad la mujer que mató a su esposo en Maroñas

La jueza Adriana de los Santos entendió que actuó en legítima defensa. Se archivó el caso.

 

La jueza Adriana de los Santos liberó a la mujer que mató a su marido por entender que actuó en legítima defensa.

La mujer declaró esta mañana ante la Justicia y se realizó la reconstrucción del hecho. la jueza la liberación por entender que hubo legítima defensa.

La mujer  mató de un disparo a su esposo tras una discusión. El hecho ocurrió en la tarde del domingo, sobre las 17.00 horas, en su vivienda de la calle Smidel esquina Rousseau, en la zona de Maroñas.

José Hugo Gallo de 54 años fue encontrado muerto por la Policía, con una herida de arma de fuego en el hemitorax izquierdo. El disparo provino de un rifle.

La resolución de la jueza explica que "el hecho ocurrió dentro de un marco de violencia extrema que la pareja tenía sostenidamente desde el 24 de diciembre del año 2011, en la cual la víctima, hombre grande y fuerte desde el punto de vista físico, que además era de carácter violento y alcohólico, sometía a la indagada a maltrato en referencia a ella y a los tres hijos del matrimonio".

La jueza agrega que el hombre "insultaba, rompía los enseres del hogar, golpeaba a B., la obligaba a permanecer con él y continuamente la amenazaba con matarla a ella y a sus hijos".

El desenlace fatal ocurrió luego de que ambos discutieran agresivamente y  el hombre golpeara a la indagada en la cocina. "Ésta fue al dormitorio de la precaria vivienda  evitando la situación, G. la perseguía insultándola, la amenazó, dijo que la iba a matar, que mataría a sus hijos, le pidió que le acercara  un rifle  calibre 22 que estaba cargado atrás de un ropero".

Luego el hombre se apoderó del rifle la apuntó diciéndole que la mataría, hizo un disparo al aire y la mujer asustada le pidió a sus hijos que se retiraran.

La jueza relata en la sentencia que la mujer "salió a buscarlos y en ese momento temerosa de que la tragedia se desatara, la indagada tomó en sus manos  el arma y esperó a que su esposo volviera. Cuando ingresó nuevamente a la habitación la víctima se abalanzó sobre la misma le pegó en un brazo, cuando lo fue a hacer por segunda vez la mujer alzó el rifle y casi apoyado en su pecho salió un disparo que ingresó en el hemotórax izquierdo en 5º espacio a 4 centímetros de la línea medioesternal lo que provocó el shock hipovolémico que determinó su muerte".

La jueza entendió que se trata de un caso de legítima defensa ya que la indagada vio en peligro su vida y la de sus hijos ante la actitud violenta, agresiva y poderosa de la víctima, su esposo y padre de sus hijos. 

Dejá tu comentario