CuriosidadesReino Unido

¿Qué es Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch?

Se trata de un apartado pueblo de Gales en el que viven unas 3.000 personas y se ha convertido en un imán de turistas por su curioso nombre.

"Nunca había visto tanta gente de todo el mundo, y menos aquí", asegura Gwenno Ann Gawler, dependienta de una tienda de productos gourmet ubicada en un apartado pueblo de Gales. La mujer está impresionada con las hordas de turistas que acuden al lugar: "Chinos, japoneses, rusos, franceses, holandeses. Viene todo el mundo", asegura.

Y la razón por la que van es por las 58 letras que tiene el nombre de este lugar que atrae en masa a los turistas. Se llama Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch y ese nombre es lo que ha sacado del anonimato a esta pequeña población en la que a menudo llueve. No sólo es el topónimo más largo de Europa, sino que si mostrara en el mapa del tiempo en la televisión, cubriría el mar y llegaría hasta Holanda.

Para los no oriundos de esta región en la mitad suroeste de Reino Unido es imposible pronunciar el nombre (http://dpaq.de/TIMxx). Tan sólo las cuatro eles juntas ya resultan todo un desafío para los no galeses. Y el que crea que ese nombre es una bobada se equivoca totalmente. Significa: "La iglesia de María en la hondonada del blanco avellano, cerca del remolino rápido y la iglesia de San Tysilio en la gruta roja".

"Colócate justo en la mitad del letrero", le dice una madre a su hijo en la estación de tren del pequeño pueblo. La sesión de fotos no empieza hasta que el pequeño está colocado debajo de la letra 29. Y es que el extraordinariamente largo nombre de la estación figura entre los motivos más fotografiados en Gales y, si uno hace caso a los lugareños, de todo Reino Unido.

Sin embargo, la localidad no siempre se llamó así, sino que su actual nombre fue casi una cuestión de marketing. Originalmente se conocía como Llanfair Pwllgwyngyll, pero en 1850, cuando las vías del ferrocarril pasaron por el pueblo, los habitantes buscaron una razón para hacer que los viajeros hicieran allí una parada y un avispado zapatero ideó el nombre originalmente largo que resultase llamativo, según contó el regidor del pueblo, Alun Mummery.

Y dio resultado. Numerosos grupos de visitantes acuden desde entonces a esta pequeña localidad en la isla de Anglesey, conectada a tierra firme por puentes. Unas 3.000 personas viven aquí, según apunta Mummery. "Además tenemos un bonito hotel y dos pubs", agrega orgulloso.

La idea del zapatero fue toda una suerte, pues de lo contrario poco pasa en Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch. La localidad se encuentra cerca del mar de Irlanda, pero no es costera, y las montañas quedan lejos para los senderistas, aunque se encuentra cercan las estribaciones del parque natural Snowdonia. La mayoría de casas necesitan una mano de pintura y bonita, lo que dice bonita, pues tampoco es.

En esta isla, donde parece que el tiempo se ha detenido y hay más ovejas que habitantes, normalmente la gente acude para pasar las vacaciones. El príncipe Guillermo y la duquesa Catalina vivieron en Anglesey cuando el nieto de Isabel II estuvo destinado en la zona como piloto de la Royal Air Force. Y antes que ellos habían estado otras celebridades como la actriz Naomi Watts, que vivió de niña allí con sus abuelos. Además el nombre llegó al cine, fue utilizado de contraseña en la película de "Barbarella".

Los residentes sacan partido del largo nombre del pueblo, pero normalmente se refieren a él sólo como Llanfair o Llanfairpwll. En la isla de Anglesey, casi el 70 por ciento de los habitantes dominan el galés, que es junto con el inglés el idioma oficial en esta región británica.

"Aquí vienen incluso estadounidenses, cuyos cruceros atracan en el puerto de Holyhead", afirma satisfecha una trabajadora del centro comercial junto a la estación de tren. "También nos visitan australianos. A menudo vienen porque sus antepasados eran de Gales", cuenta.

Eso sí, las 58 letras del lugar no son nada en comparación con las que tiene la capital tailandesa, Bangkok, en el idioma del país. Está considerado el topónimo largo del mundo y casi triplica las letras de este pueblo galés.

Pero también hay localidades que han abreviado al máximo. Son numerosos los topónimos de una sola letra, como Å en Escandinavia, que significa río pequeño.

En Gales además tuvieron otra idea, la de hermanar Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch con localidades de nombres muy cortos. Así fue como se trabó amistad con el pueblo holandés Ee y la pequeña comunidad francesa Y.

Dejá tu comentario