AFP

Putin dice que Rusia "no tiene nada que ver" con la crisis en la frontera entre Polonia y Bielorrusia

El presidente ruso, Vladimir Putin, negó el sábado que Moscú esté ayudando a orquestar una crisis que ha dejado a cientos de migrantes de Oriente Medio bloqueados en la frontera entre Bielorrusia y Polonia.

El presidente ruso, Vladimir Putin, negó el sábado que Moscú esté ayudando a orquestar una crisis que ha dejado a cientos de migrantes de Oriente Medio bloqueados en la frontera entre Bielorrusia y Polonia.

"Quiero que todo el mundo lo sepa. No tenemos nada que ver con eso", declaró el presidente al canal Vesti, luego de que Polonia y otros países occidentales acusaran esta semana a Moscú de haber orquestado con Minsk el envío de migrantes a la frontera.

El presidente ruso responsabilizó a los países occidentales por la crisis, diciendo que sus políticas en Oriente Medio fomentaban que los inmigrantes querían ir a Europa.

Para resolver la crisis, Putin instó a los líderes europeos a hablar con el presidente bielorruso Alexander Lukashenko, como según él, estaba dispuesta a hacer la canciller alemana Angela Merkel.

"No debemos olvidar de dónde vienen estas crisis asociadas a los inmigrantes...fueron creadas por los propios países occidentales, incluidos los europeos", dijo el presidente ruso.

Por su lado, la líder de la oposición bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya, que huyó del país tras proclamarse vencedora de unas disputadas elecciones presidenciales el año pasado, afirmó en Twitter, refiriéndose a Lukashenko: "No puede haber ningún diálogo con el dictador intentando chantajear a los países democráticos".

Según Bielorrusia, cerca de 2.000 personas -entre ellas mujeres y niños- permanecen en la zona fronteriza. Polonia indica sin embargo que son entre 3.000 y 4.000 y que cada día llegan más.

- Tiendas de acampar y calentadores -

Los migrantes, kurdos en su mayoría, se encuentran atrapados en la frontera entre Polonia y Bielorrusia bajo temperaturas heladas. Para calentarse, aguardan en tiendas de campaña y queman leña.

Mientras su situación es cada vez más preocupante, Polonia no les permite cruzar y acusa a Bielorrusia de impedirles salir de la zona.

El sábado, las autoridades bielorrusas dijeron que estaban entregando tiendas y calentadores a las personas bloqueadas, una medida que podría convertir en semipermanente la presencia de migrantes en esta frontera de la UE.

"La parte bielorrusa está haciendo todo lo posible para proporcionarles lo que necesitan. Se ha entregado agua, leña y ayuda humanitaria", dijo Igor Butkevich, jefe adjunto del comité estatal de fronteras a la agencia estatal Belta.

Hace meses que los migrantes tratan de cruzar la frontera, pero la crisis dio un nuevo giro el lunes cuando cientos de personas intentaron pasar juntas la frontera y fueron rechazadas por los guardias fronterizos polacos.

El sábado, la policía polaca informó que se había hallado el cuerpo sin vida de un joven sirio en el bosque cerca de la frontera. "Las causas de la muerte no han podido ser determinadas en el lugar mismo", indicó el cuerpo de seguridad en un comunicado.

Esta muerte elevaría a 11 el número de víctimas mortales de la crisis migratoria, según estimaciones de oenegés.

Los policías también informaron de que, en esa misma zona, "un centenar" de personas intentaron cruzar nuevamente la frontera de manera irregular durante la noche.

La UE acusa a Bielorrusia de organizar estos movimientos de migrantes, entregando visados e incluso fletando vuelos, con el fin de intentar crear una crisis migratoria en Europa, en respuesta a las sanciones internacionales contra el gobierno de Alexander Lukashenko.

- Nuevas sanciones -

De hecho, la semana que viene, el bloque europeo prevé ampliar las sanciones por "trata de personas".

El vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, aseguró en una entrevista este sábado con el diario francés Le Figaro, que las sanciones serían "aprobadas y aplicadas".

Según explicó, se aplicarían entre otros a la compañía aérea estatal Belavia, acusada de fletar a grupos de migrantes desde Turquía hacia Minsk.

El viernes, la UE afirmó que se habían registrado "progresos" para frenar el flujo de migrantes en la frontera entre Bielorrusia y Polonia, después de que Turquía prohibiera a los ciudadanos de Siria, Irak y Yemen tomar vuelos hacia Minsk.

El principal asesor de política exterior del presidente turco Recep Tayyip Erdogan dijo el sábado a la AFP que no se podía culpar a Turquía.

"Los viajeros van a Bielorrusia y desde allí a Lituania, Polonia y otros países de la UE. Culpar a Turquía de ello, o a Turkish Airlines, es muy equivocado y está fuera de lugar", dijo Ibrahim Kalin.

La tensión sigue creciendo en la frontera y ambos países han desplegado sus tropas. El viernes, Bielorrusia advirtió que "respondería severamente" a cualquier ataque dirigido contra su territorio.

Pese a la presión de Occidente, Lukashenko puede contar con el apoyo de su principal aliado, Rusia. Tropas aéreas de ambos países realizaron el viernes "ejercicios de combate" cerca de la frontera entre Bielorrusia y Polonia.

Sin embargo, el apoyo de Moscú a Minsk suele ser cauto. En una entrevista, Putin dijo que Lukashenko actuaba por su cuenta cuando amenazó esta semana con cortar el tránsito de gas ruso a través de Bielorrusia hacia Europa.

bur-mm/oc/spm/sag/me

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario