Nacional

Prófugo Sanabria admite deuda de US$ 9 millones repartida en 2.000 clientes

Ante la justicia Concursal, mediante un escrito, pidió una quita del 50% y 4 años para pagar los adeudos.

El exdirigente colorado y financista prófugo Francisco Sanabria estimó su deuda con Cambio Nelson en 9 millones de dólares y pidió a sus acreedores una quita de 50% y un plazo de 4 años para poder pagarla, informan El País y El Observador. La idea es pagar en 24 cuotas bimestrales.

Esta información surge del concurso de acreedores al que se presentó Sanabria en las últimas horas. El escrito fue presentado por el abogado Julio Soffer y lleva la firma de Paula Sanabria, hermana del empresario prófugo. Éste es el único director de la empresa.

Camvirey S.A., la empresa detrás de Cambio Nelson, presentó una lista de 2.000 clientes a quienes Sanabria dice adeudar sumas que van desde los 800 dólares y los 14.000 dólares.

La lista bajo análisis no da nombres de figuras públicas. Sí, en cambio, de empresasde varios rubros: transporte, inmobiliarias, estaciones de servicio, cambios de moneda del Chuy y Montevideo y la Liga de Fútbol Mayor de Maldonado, entre muchas otras instituciones.

Ante la justicia concursal, el escrito del empresario no da detalles de los hechos que generaron esas deudas.

Los activos de la firma, según declara, alcanzan a los 11 millones de dólares.

Según El Observador, la memoria explicativa cuenta que Wilson Sanabria ideó el negocio y le recomendaron a Nelson Calvette como experto en el rubro financiero-cambiario.

Sanabria no se dedicada 100% al negocio, por lo que depositó en Calvette su confianza como operador del cambio y oficial de cumplimiento.

Posteriormente, la empresa designó a Soledad Ubilla como oficial de cumplimiento, y ella decidió contratar una auditoría externa que constató "innumerables operaciones de cambio realizadas, las que generaron perjuicios millonarios, sin que hubiera ni necesidad ni explicación para las mismas".

El escrito revela que Sanabria no admite la actividad ilegal de captación de depósitos. Dijo que la actividad se desarrollaba "para concretar nuevas ideas y ampliar la gama de servicios al cliente" a fin de "prestar servicios de calidad preferencial".

La empresa recurrió a "préstamos parabancarios", ahorros propios y préstamos bancarios para infraestructura, tecnificación e inversión en personal.

Muchos de estos préstamos se llevaron a cabo sin contrapartida de intereses por provenir de personas del lugar con la que existen "profundos vínculos de amistad y, otros en cambio, a intereses usurarios.

En el documento Francisco Sanabria revela que tras la muerte de su padre se hizo "los mayores esfuerzos" para cumplir con las obligaciones, pero se encontró "un panorama devastador" e cuanto a falta de dinero.

Según señala, para mantener las puertas abiertas del negocio colaboraron familiares, amigos y comerciantes proveyendo fondo.

La situación  provenía de "muchísimo tiempo antes" del deceso de Wilson Sanabria, afirma el planteo concursal. "A pesar de volúmenes importantes de dinero que ingresaban por diferentes vías", se debió hipotecar "casi todo el patrimonio familiar disponible y más para que se mantuviera en pie algo".

 

Dejá tu comentario