Nacional

Procesaron a mozo que robó celulares y dinero de Fiesta de 15 en Maldonado

Un taxista local juntó plata durante un año para pagar la fiesta de su hija. El descuidista llegó recomendado y tenía antecedentes penales.

Un cumpleaños de 15 celebrado en Maldonado terminó con la persecución y arresto ciudadano del mozo, quien se había apropiado de celulares y dinero perteneciente a los invitados, informa Revista Cero.

Mario da Rosa, el padre de la "cumpleañera", es un modesto taxista local que había ahorrado durante todo un año para hacer frente a los gastos.

La fiesta se desarrolló el sábado pasado en el salón de la patronal de Taxis de Maldonado.

Pero a las 4 de la mañana, Da Rosa se dio cuenta que el mozo de la fiesta no estaba en buenas condiciones.

Como había tomado de más, le pagó el jornal y le pidió que se fuera.

Había terminado trabajando allí a instancias de una recomendación. Hasta entonces había tenido una actuación correcta, e incluso era uno de los animadores de la fiesta.

Según los testimonios recogidos por El País, el mozo estaba bien vestido y atendió muy bien las mesas.

"Se mostró simpático y amable con los invitados más veteranos y muy divertido con los adolescentes a los que provocaba a salir a bailar a la pista", detalló el periódico.

El problema se generó cuando la gente comenzó a irse y se dio cuenta que faltaban parte de sus cosas. La mayoría denunciaron que les faltaba el celular, otros acusaron falta de dinero.

Un tío de la joven que celebraba el cumpleaños dijo que le faltaban 5.000 pesos del abrigo.

Allí se dieron cuenta que el mozo -que había tenido acceso continuado a la ropería- podría ser el responsable. para entonces se había ido con su jornal, las propias y el botín.

La fiesta terminó con la protagonista llorando junto a su madre, además de una gran agitación en el salón.

"No pudimos cantar ni brindar. Ahora la torta está en la heladera, los parientes pasan por casa y se llevan una porción. Un desastre", aseguró el padre.

Cuando fue a realizar la denuncia policial, Da Rosa se enteró que el mozo contratado era una persona con antecedentes por hurto y rapiñas.

Coon ese dato encaró al amigo que le habia recomendado su contratación. El amigo le dijo que sí, pero le aclaró -previsiblemente- que no pensaba que fuera a actuar de esa manera.

El mozo fue ubicado por la calle en la Avenida Aiguá y Belén en Maldonado.

Allí forcejearon con él y le quitaron la cámara de fotos y los celulares. El mozo huyó hcia el barrio Sarubbi., pero fue detenido y trasladado a la seccional policial de Maldonado Nuevo, donde además fue radicada la denuncia.

Entre los celulares que recuperó el taxista apareció uno que no tenía dueño.

Estaba sin carga, cuando lo prendió descubrió que no era de ninguno de los invitados. Buscó entre los mensajes y aparecieron pedidos de drogas a números desconocidos.

Sondeando quién podría ser el propietario del aparato, se llegó a la conclusión que debia de ser el del mozo.

Entre otros perjuicios, el mozo-ladrón se robó la cámara de fotografias que había tomado las instantáneas de la fiesta.

Más de 100 fotos habían sido borradas, segun se pudo comprobar al recuperar la cámara.

No obstante, un técnico de la Policía pudo recuperar los archivos de la tarjeta de memoria.

Finalmente, la justicia procesó con prisión por un delito continuado de hurto a Luis Ignacio Coronel de Souza, poseedor de antecedentes penales, por la presunta comisión de un delito continuado de hurto.

 

 

 

 

 

Dejá tu comentario