Show prostitución | Leandro Santos | modelos | argentina | Punta del Este

Procesan sin prisión al manager de modelos Leandro Santos, acusado a prostituir jóvenes uruguayas en Argentina

Después de ocho años, la justicia argentina tomó decisión sobre un caso que nació en Punta del Este. Junto a sus hermanos y su socio fue embargado.

El manager de modelos Leandro Santos fue procesado este miércoles en Buenos Aires sin prisión preventiva y con un embargo de 10 millones de pesos, además de la prohibición de salir del país, acusado de trata de personas con fines de explotación sexual, informa el diario Clarín.

Muchas de las víctimas fueron mujeres uruguayas y parte de la investigación fue desarrollada en nuestro país entre 2012 y 2016.

La justicia comprobó que Santos, de 38 años, formó "parte al menos entre los meses de junio de 2009 y diciembre del año 2014, de forma sostenida, de una organización criminal trasnacional dedicada a captar, trasladar -tanto dentro del país como desde y hacia el exterior- acoger y recibir mujeres mayores de edad -de nacionalidad argentina y uruguaya- con fines de explotación sexual".

La causa se reactivó a fines de noviembre, ocho años despues de la primera denuncia. El juez federal Sebastián Casanello lo interrogó vía el "Sistema Integral de Video de Audiencias Judiciales". Ese mismo día también fue indagado su socio, Luis César Zanardi. Los otros dos acusados son los hermanos de Santos (Rodrigo y Micaela), también interrogados un día antes,

En este contexto, Casanello procesó a los hermanos de Santos y a Zanardi al considerarlos partícipes necesarios y coautores, y les impuso una caución de 5 millones de pesos. Tampoco podrán salir del país

La denuncia original data del verano de 2012 en Punta del Este, Detrás de la pantalla del modelaje, Santos y sus socios regenteaban un sistema de prostitución VIP.

Después de escapar de aquella primera detención gracias a la pericia de sus abogados, Santos siguió con su negocio.

Fue manager de algunas figuras destacadas del espectáculo argentino como Adabel Guerrero, Cinthia Fernández, Erika Mitdank y Eugenia Lemos, según se detalla en la web oficial de su agencia.

Conseguía escorts para empresarios, celebrities y productores de tevé. En su momento también proveyó de mujeres al polémico fiscal Alberto Nisman. Una de las modelos que acompañaba en los viajes al fallecido funcionario era parte de la productora Latin Models, perteneciente a Santos.

La defensa de Santos estuvo a cargo en orden de aparición de Mariano Cúneo Libarona, Fernando Burlando y Alejandro Novak.

Uruguay ha reclamado su extradición en al menos dos oportunidades, la última en 2017.

El juez Claudio Bonadio (a cargo del juicio de extradición) dio el OK al pedido uruguayo en 2018. Incluso Santos fue detenido y estuvo preso brevemente en el Complejo Penitenciario II de Marcos Paz.

La defensa apeló y todo terminó en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La cosa es que el Procurador recién dio su opinión sobre lo que debía hacerse en junio del 2019: la declaró improcedente. Eso dejó paso a la decisión de la Corte.

La resolución llegó en plena pandemia: el 16 de septiembre de 2020 el Supremo Tribunal consideró que no debía darse la extradición porque parte de los hechos imputados habían ocurrido en Argentina.

Por consiguiente ordenó que se investiguen aquí y el destinatario de ese mandato fue Casanello porque en su juzgado tramitaba una investigación contra Santos abierta en 2016 por amenazas, extorsión y explotación sexual que sumó luego la acusación de lavado de dinero.

Casanello solicitó el expediente uruguayo de la causa en el que hay testimonios de victimas, clientes VIP y socios uruguayos .

Mientras Santos escapa de Punta del Este y sigue adelante con su negocio, en febrero de 2012 los socios uruguayos son procesados por la jueza Graciela Gatti.

Gatti envió a la cárcel a un falso relacionista público conocido como "el negro José Miguel", de iniciales A.F, de 50 años, y a otro hombre de iniciales R.R.D, conocido como "Daniel", de 47 años, que tenía un servicio de acompañantes.

También fue procesada pero sin prisión una mujer, O.D.M de 67 años por lavado de activos. Esta mujer prestaba su nombre para publicar avisos y para recibir el dinero de los clientes.

Los testimonios de algunas de las víctimas uruguayas son claro ejemplo de cómo eran engañadas con el argumento de que la agencia de modelos iba a convertirlas en celebridades, Una de ellas contó a la justicia que junto a otras modelos fue invitada a un desfile en un determinada discoteca. Pero al llegar fueron evaluadas por una tercera persona y se les informó que irían a una fiesta.

La fiesta resultó ser en un conocido lugar en Palermo, en una especie de galpón. Al entrar descubrieron que estaban por participar de una orgía. Había decenas de camas. Cada una recibió 300 dólares por su participación.