Nacional

Primero el árbitro borracho, ahora el partido terminó en batalla campal

Ocurrió durante la disputa de la final de la Cuarta División del fútbol de Melo. Hubo varios jugadores lesionados.

La final de la Cuarta División del fútbol de Melo terminó en una pelea entre los jugadores. Se trata del encuentro que se había suspendido las semana pasada luego de que el árbitro actuara alcoholizado.

El partido entre Boca y Conventos que intentó disputarse este martes, a las 17 horas, en el Estadio del Liceo Salesiano tuvo como protagonistas a los propios jugadores, pero no por su desempeño, sino por una pelea.

El incidente ocurrió a los 37 minutos de haberse iniciado el encuentro que terminó con varios lesionados, según informa El País.

El matutino agrega que el árbitro Raúl Mariño, admitió su error en una carta, pidió disculpas y adelantó su renuncia. Además, acusa a quienes lo golpearon.

Dejá tu comentario