AFP

Polémica sobre etiquetado ruso empaña Año Nuevo del champán francés

Los productores franceses de champán entrarán en 2022 con al menos un contratiempo pues a partir del sábado deberán cumplir una nueva ley rusa que les prohíbe llamar a su producto por su nombre en ruso, una afrenta que enfurece al sector.

Los productores franceses de champán entrarán en 2022 con al menos un contratiempo pues a partir del sábado deberán cumplir una nueva ley rusa que les prohíbe llamar a su producto por su nombre en ruso, una afrenta que enfurece al sector.

El presidente Vladimir Putin firmó la ley en junio, por lo que es ilegal que los champanes importados utilicen la traducción rusa, "Shampanskoe", en sus botellas, reservada únicamente para los vinos espumosos rusos.

Los productores franceses pueden seguir utilizando la palabra en francés, pero tendrán que escribir "vino espumoso" en cirílico en la parte posterior de las botellas, una herejía para las casas que afirman que nada puede igualar su esplendor único.

Llevan años luchando por salvaguardar su denominación de origen controlada para su uso exclusivo en todo el mundo, en virtud de las disposiciones del Acuerdo de Lisboa de 1958 sobre indicaciones geográficas distintivas.

Pero Rusia es uno de los varios países -incluido Estados Unidos- que no son signatarios, y las conversaciones para convencer al gobierno ruso que derogue la ley han fracasado hasta ahora.

En octubre, sin embargo, Francia consiguió una moratoria de dos meses que le permitía vender las existencias ya enviadas a Rusia, al tiempo que eliminaba "Shampanskoe" de sus etiquetas de exportación.

"Nos permitió asegurar que las botellas no conformes enviadas antes de julio pudieran venderse", afirmó el el Comité Champagne, organismo de la industria, en un comunicado.

Mientras tanto, las conversaciones continúan, según declaró a la AFP un funcionario del ministerio de Comercio francés, que pidió no ser identificado por su nombre.

"Seguimos movilizados, con la Comisión Europea, para seguir trabajando en este asunto y defender nuestra industria de vinos y licores, incluido el champán", indicó el funcionario.

Rusia es el 15º mercado de exportación del champán francés, con 1,8 millones de botellas vendidas en el país en 2019, es decir, el 1,5% de las ventas totales.

Para el Comité Champagne, el ruso "es un mercado prometedor y de alto valor".

pcm/js/adp/lth/mab/eg

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario