AFP

Pescadores de Gaza luchan por trabajar bajo el bloqueo israelí

Rompiendo las olas del Mediterráneo al atardecer, el pescador palestino Mohamad al Nahal dirige un grupo de barcos desvencijados en una nueva noche de pesca bajo el bloqueo israelí en la Franja de Gaza.

Rompiendo las olas del Mediterráneo al atardecer, el pescador palestino Mohamad al Nahal dirige un grupo de barcos desvencijados en una nueva noche de pesca bajo el bloqueo israelí en la Franja de Gaza.

Obligados a permanecer cerca de la costa por las restricciones de Israel, los hombres reclaman que deben pescar en aguas poco profundas con poca existencia.

"Si capturamos 200 kilos de sardinas nos va bien, pero también podemos regresar sin nada", cuenta Nahal, de 28 años.

El alto precio del combustible en el enclave hace que el costo de la operación de pesca sea tan elevado que no pueden alejarse mucho.

"Cuanto más nos alejamos, más pagamos por combustible sin saber si vamos a pescar", dice Nahal, al frente de una línea de cinco lanchas que salen entre el olor a gasolina y sardinas.

Desde que los islamistas de Hamás tomaron el poder en 2007 en Gaza, Israel impone un bloqueo a este enclave palestino de dos millones de habitantes, y el mar abierto parece ser la única promesa de libertad, pero es engañosa.

La Marina israelí controla totalmente la línea costera de 40 km de Gaza, y regularmente acorta o aumenta la zona pesquera según las condiciones de seguridad.

Después de meses de relativa calma tras la guerra de 11 días entre Israel y Hamás en mayo, la zona de autorización pesquera fue expandida en septiembre a 15 millas náuticas, el máximo bajo el bloqueo, lo que incluye aguas con mayor riqueza pesquera.

- Un Volvo en el mar -

Pero el equipo de Nahal no se aleja tanto. Seis millas náuticas es su límite, una distancia buena para las sardinas pero insuficiente para peces más grandes, como atunes.

"Nosotros no tenemos motores adecuados para alcanzar 15 millas. Actualmente no estamos autorizados a entrar en Gaza con esos motores modernos", explicó Nahal.

Algunos pescadores palestinos también temen alejarse mucho mar adentro. En otras ocasiones, las patrulleras israelíes han disparado y dañado las redes por las restricciones.

Ganarse la vida requiere ingenio, y Nahal adaptó el motor de un coche Volvo para impulsar su barco y alimentar las luces potentes que apuntan al agua para atraer las sardinas.

Debido a las restricciones de importación, Israel también limita el acceso a otros equipos, como los aparatos sonoros que ayudan a detectar bancos de peces.

Israel los restringe por su "doble uso", por poder servir para apoyar la producción de armas de Hamás o para el contrabando.

Las autoridades israelíes dicen que el bloqueo es necesario para proteger a los civiles que han sido atacados con cohetes disparados en el enclave desde que Hamás llegó al poder.

Pero Yussef, de 22 años, critica que todos los pescadores de Gaza deben permanecer en la misma zona pequeña, y así es difícil tener ingresos.

"No hay suficiente pescado", dice. "He vivido de la pesca desde los 14 años, salgo cada día cuando el mar está abierto, es lo único que sé hacer".

- Sobreexplotado -

En Gaza, con la mitad de su población sin trabajo, la pesca es una fuente crucial de ingresos.

Pero el sector tiene que hacer frente a muchas dificultades, como la llegada al mar de aguas residuales con poco tratamiento, lo que afecta "a todo el hábitat marino y la salud pública", según un informe del Banco Mundial de 2020.

"Muchas de las especies de las que la gente depende ya están sobreexplotadas", agregó el informe.

En esta ocasión no le fue mal a Nahal.

Después de horas de mantener las luces en dirección al agua, los barcos rodearon la zona y lanzaron sus redes.

"Aquí están los peces, atrápenlos porque es el pescado que me gusta", cantan los hombres al levantar las redes con la captura.

Exhaustos y de regreso al puerto, los pescadores venden el producto en la terminal llena de compradores y vendedores.

Nahal logra vender su media tonelada en 90 segundos por 3.000 séqueles israelíes (unos 935 dólares).

Fue más de lo que esperaba, pero la ganancia es poca cuando descuenta los gastos y el salario de la tripulación.

gl/bs/pjm/lg/reb/mas/es

VOLVO AB

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario