DeportesTorneo Apertura | clásico

Peñarol-Nacional en el Campeón del Siglo: el local en recuperación, el visitante entonado

Con algunas dudas en las alineaciones titulares, los clásicos rivales llegan a un partido histórico por mucha razones.

En pocos minutos, los hinchas de Nacional agotaron las 2.000 entradas que se pusieron a la venta este viernes para ver el primer clásico a jugarse en el Campeón del Siglo.

La expectativa de indudable: Peñarol viene de quedar afuera de la Copa Libertadores y lucha por seguir siendo el lìder del Torneo Apertura, mientras que Nacional está sexto, pero invicto desde que asumió el nuevo DT, Álvaro Gutiérrez. Y para regocijo de sus hinchas sigue su camino a cuartos de final en el torneo continental.

Por eso se espera que los tricolores tengan un incentivo extra para llegar a este partido y ganarlo. Está lo histórico, poner el pie con firmeza en el estadio propio de Peñarol.

Desde el punto de vista deportivo, más allá de las diferencias de puntos en el Apertura, es un partido parejo. Son dos planteles que han mostrado altibajos a lo largo de la temporada.

En el caso de Nacional el rendimiento viene en ascenso. El trabajo de "Guti" y su filosofía de mantener el cero en el arco antes de dar el paso hacia adelante dio buenos resultados a un equipo que venía sobre sobresalto en sobresalto con el DT anterior.

LO ANÍMICO, LO FISICO

En el caso de Peñarol puede acusar la eliminación. Estuvo cerca de pasar de fase. Terminó con diez puntos, primero en la tabla, junto a Liga de Quito y Flamengo, pero quedó fuera por saldo de goles.

Tenía un aceptable saldo de +2, ganó 4 de 6 puntos disputados con Flamengo, el equipo más taquillero del grupo, y ganó los partidos que tenía que ganar como locatario.

Con San José de Oruro fue goleada acá y dura derrota allá, en los 4.000 m de altura, un lugar donde sus rivales en la clasificación sacaron tres puntos cada uno.

No alcanzó a pesar de la digna actuación. Y lo más preocupante es que faltó fútbol cuando el equipo precisó salir a ganar ante Flamengo. Es el mal del fútbol uruguayo: no saber qué hacer con la pelota cuando el rival la entrega y espera en su cancha.

También preocupa el estado sanitario de sus mejores jugadores: Gargano y "Cebolla" Rodríguez, los que hicieron la diferencia en este bicampeonato que Peñarol quiere retener.

Gargano viene de lesión en lesión. Y a "Cebolla" le está pasando factura la intensa actividad de la temporada. Son dos jugadores que dejaron lo mejor de sí en Europa y a los treintaypico deben ser preservados físicamente.

En defensa Peñarol parece más sólida. Formiliano y Lema hacen buena dupla, y cierran bien el círculo con un Dawson totalmente afianzado en la titularidad. Es el mejor arquero del medio. Lo dicen sus propios colegas.

Nacional mejoró en defensa con la llegada de Carvalho y el regreso de Corujo. El entrenador ya definió que Mejía será el titular y Conde el suplente. El nivel del panameño no sorprende, pero deja afuera a un histórico y un referente del plantel.

Por los laterales Peñarol parece tener mejor proyección con Giovanni y Hernández.

Por las bandas van a jugar Canobbio (por Brian Rodríguez, hoy en la selección sub-20) y "Cebolla" Rodríguez. Si el capitán juega juega por izquierda, puede entrar Viatri en dupla con "El Toro" Fernández.

Puede que el DT ponga al lacacino a las espaldas de punta a espaldas de Viatri o "El Toro" y pase a Darwin Nuñez como volante por derecha para aprovechar su mejor dinámica.

REGRESOS TRICOLORES

La única duda en el mirasol es quién sustituirá a Guzmán Pereira. El mas probable sustituto será Trindade.

En Nacional, vuelven Bergessio y Viña. Éste último ingresará como lateral por izquierda. Por derecha, jugaría Guillermo Cotugno.

En el medio es casi seguro que apelará a Felipe Carballo y Arzura, el gran partido en el último clásico. También volverá Neves en lugar de Cardaccio.

Si juega Octavio Rivero con Bergessio, Sebastián Fernández será el mediapunta.