Nacional

Padrastro de Camila fue detenido e interrogado por la jueza de Pando

Los vecinos atacaron la vivienda en la que vive el hombre y quemaron cubiertas en el kilómetro 23 de la Ruta 8 en señal de protesta.

La jueza penal de Pando María Fernanda Morales tomó declaración este viernes al padrastro de Camila Rodríguez, la adolescente que desapareció el domingo y fue hallada muerta esta semana en Barros Blancos.

El hombre fue conducido esposado y con grilletes, y escoltado por la Policía en un operativo de seguridad que se realizó ante la presencia de vecinos que esperaban al padrastro de Camila para insultarlo.

La magistrada recibió los informes de peritos forenses y no quiso confirmar si la adolescente fue abusada sexualmente. En un principio se pensó que sí porque el cuerpo fue encontrado con las ropas bajas y dañadas.

Morales dijo que además de interrogar al padrastro de la menor, indaga en su entorno para intentar saber si efectivamente Camila fue víctima de agresiones y abusos, como denuncian varios vecinos del barrio.

MANIFESTACIÓN. Tanto el jueves como este viernes un grupo de vecinos cortó la ruta 8 en el kilómetro 23 para exigir justicia, apuntando otra vez contra el hombre detenido.

En los semáforos del kilómetro 23, los manifestantes quemaron cubiertas y exhibieron pancartas que decían: “Justicia por Camila” y “Basta al abusos de menores”.

Camila salió de su casa el domingo de mañana rumbo a un almacén. Allí compró varios sobres de té y cuando regresaba a su hogar por un camino que oficia de cortada y pasa por un campo lindero, fue asesinada en circunstancias que la jueza de Pando trata de esclarecer.

Debido al abandono de su madre, la adolescente y sus dos hermanos estaban a cargo del hombre desde hacía dos años. 

La directora del Sistema de Protección de INAU, María Elena Mizrahi, dijo que el organismo tenía conocimiento solo de las denuncias que varias mujeres habían radicado contra el hombre por malostratos hacia ellas y no de la violencia hacia su hijastra.

VIOLENCIA. El homicidio de Camila desató la furia de los vecinos, que en las últimas horas la emprendieron contra la casa del hombre, luego de que este fuera detenido por la Policía. Hasta el momento es el único conducido por el caso.

Un grupo de vecinos quemó cubiertas frente a la vivienda y rompió la puerta principal y algunos muebles de su interior. Además del padrastro, varios vecinos de Camila fueron citados por la Justicia para declarar como testigos.

Subrayado dialogó con una mujer que vive en una casa pegada a la vivienda en cuestión y dice haber sido testigo de los maltratos.

Cuando el hombre traía parejas, esta vecina dijo que escuchaba gritos y golpes cada noche. Afirma que los otros dos hermanos de Camila estaban en condiciones deplorables de higiene.

Camila era alumna de la UTU de Barros Blancos y asistía a una ONG que trabaja con jóvenes en situación de vulnerabilidad. En la escuela técnica sabían que la menor vivía en un marco de pobreza e intentaban ayudarla. 

 

Dejá tu comentario