Operativo Marconi quiere eliminar ajustes de cuentas, dijo Bonomi

El ministro del Interior admitió que había que "entrar al barrio" para enfrentar a las organizaciones criminales. Aún no se sabe qué policía mató a Álvaro Sosa.

La muertes por ajustes de cuenta en barrios como Marconi, básicamente entre cárteles de la droga se producen por decenas y ocupan hoy un panorama preocupante para la seguridad pública, dijo hoy el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

 

Desde marzo, el gobierno viene explicando las altas tasas de homicidios en el creciente fenómeno de los ajustes de cuentas, producto de la favelización de ciertos barrios y el despliegue de las bandas criminales en Montevideo.

 

La Policía de Montevideo decidió tomar cartas en el asunto e ingresar de manera decidida al barrio, considerado hoy una zona roja y uno de los parajes montevideanos donde tienen lugar la luchas entre organizaciones criminales, que tienen sus raíces en el Penal de Libertad y en otros establecimientos penitenciarios de mediana y alta seguridad.

 

"¿Cómo se entra a esos barrios? ¿Por teléfono? ¿Por carta?", se preguntó Bonomi con ironía.

Por esa razón, en las últimas horas unos 300 policías acordonaron el barrio. Desde ayer, son 30 los agentes que patrullan la zona.

 

El detonante del episodio fue el asalto a una panadería del barrio, que determinó la intervención policial. En respuesta al operativo policial hubo pedreas y varios autos incendiados, entre ellos dos taxis.

Uno de los saldos de la confrontación derivó en la segundo muerte de una persona en menos de una semana. Días antes, Néstor Silva recibió un disparo en un enfrentamiento con agentes de la seccional 12° de Policía.

El tema no fue investigado más allá de que los vecinos denunciaron que era parte del abuso policial sistemático.

Pero el domingo el disparo policial generó una crisis de desobediencia civil. Fueron detenidos 9 civiles y 5 policías.

Las pericias solicitadas por el juez Nelson Dos Santos determinaron que el disparo provenía de un arma policial. No dejó detenido a ninguno de los agentes, pero todos quedaron emplazados.

El fallecido del domingo se llama Álvaro Sosa, tenía 25 años, y le decía "El Bebe". Una bala le entró por abajo de la axila y le afectó el pulmón. Era reciclador de residuos y consumidor de pasta base. Era poseedor de antecedentes penales por hurto especialmente agravado y lesiones personales, pero desde hace tiempo se mantenía alejado de las bandas criminales del barrio, según el testimonio de su madre.

 

Dejá tu comentario