AFP

Ofensiva de presidente argentino en Roma para sus negociaciones con el FMI

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, quien se encuentra en Roma para la cumbre del G20, inició una ofensiva diplomática de cara a su reunión este sábado con la jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), en plena renegociación de la deuda.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, quien se encuentra en Roma para la cumbre del G20, inició una ofensiva diplomática de cara a su reunión este sábado con la jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), en plena renegociación de la deuda.

El mandatario sudamericano mantuvo una larga reunión de 90 minutos con la directora del FMI, Kristalina Georgieva, en la embajada argentina en Roma, que según fuentes diplomáticas, estuvo centrada en la posibilidad de impulsar la discusión sobre la reducción de los sobrecargos.

"Cuando tengamos un buen acuerdo vamos a cerrar el acuerdo", advirtió en una rueda de prensa el canciller argentino Santiago Cafiero al término del encuentro entre Fernández y Goergieva.

"La deuda no puede ser un ancla para la recuperación de Argentina", resumió el canciller.

El mandatario argentino, quien viaja acompañado por Cafiero y el ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió con otros líderes de las primeras economías mundiales, al margen de una cumbre del G20 en el ultramoderno Centro de Convenciones "La Nuvola" de la capital italiana.

"Fue una reunión constructiva donde seguimos buscando construir entendimientos. Siempre seguimos trabajando de hecho para continuar las negociaciones y reuniones", declaró por su parte Guzmán, con tono más conciliador.

El mandatario sudamericano, quien no concedió declaraciones a la prensa, conversó en el curso de la jornada con la canciller alemana Angela Merkel, con el jefe de gobierno español Pedro Sánchez, con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, la titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y con el presidente francés, Emmanuel Macron.

"Han sido relaciones bilaterales para afianzar el vínculo entre Argentina y Europa. El presidente ha hecho hincapié en la necesidad de rever parte de la arquitectura financiera internacional que hoy es un obstáculo para el desarrollo más que una herramienta", explicó Cafiero.

Argentina apuesta por obtener resultados para la negociación que mantiene con el FMI y llegar a un acuerdo con el organismo multilateral para renegociar una deuda de 44.000 millones de dólares.

Antes de partir hacia Europa, Fernández advirtió que Argentina "no se va a arrodillar" ante la institución financiera con sede en Washington y reiteró que evitará hacer un acuerdo "que postergue más a los argentinos que han quedado postergados".

El presidente argentino reclama al FMI que "se haga responsable del daño que hizo" al otorgar en 2018 al gobierno del exmandatario Mauricio Macri (2015-2019) un crédito por 57.000 millones de dólares, una cifra récord para el organismo.

Al asumir la presidencia en diciembre de 2019, Fernández renunció a los desembolsos pendientes.

- Una nueva arquitectura financiera -

Fernández y Georgieva ya se vieron por primera vez cara a cara en Roma a mediados de mayo, al término de una gira europea del argentino en la que logró el apoyo de Portugal, España, Francia e Italia en sus gestiones con la institución financiera.

Argentina, el mayor deudor del organismo, pagó en septiembre al FMI un vencimiento de capital por 1.884 millones de dólares del crédito stand-by que acordó.

Recibió en agosto el equivalente a unos 4.400 millones de dólares, del total de 650.000 millones distribuidos por el organismo multilateral para ayudar a países miembros a paliar la crisis del covid-19.

El mandatario sudamericano defiende la necesidad de trabajar para construir un nuevo multilateralismo orientado al desarrollo de los países más vulnerables, con mejores condiciones tanto de pago como de plazos y montos.

Por el momento, no está previsto que se reúna con el presidente estadounidense, Joe Biden, con el que se cruzará de nuevo en la cumbre de Naciones Unidas sobre clima (COP26) que arranca el lunes en Glasgow (Reino Unido).

El jefe de Estado argentino, que propuso en su discurso ante los líderes del G20 "una nueva arquitectura financiera internacional", es favorable a los canjes de deuda por acciones climáticas.

"No hay inocentes en esta historia. Son tan responsables los que se endeudaron sin atender las ruinosas consecuencias sobrevivientes como los que dieron los recursos para financiar la fuga de divisas en una economía desquiciada", dijo en relación con la deuda contrajo su predecesor.

kv-tjc/eg

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario