DeportesMundial 2018

Nizhni Nóvgorod, el bolsillo de Rusia y el refugio de Uruguay en el Mundial

Roberto Moar recorre la historia de la ciudad que alberga a Uruguay durante la Copa del Mundo 2018.

¿La Copa de Mundo se juega aquí?, lanzó un despistado turista que paseaba este sábado por Nizhni Nóvgorod, una de las sedes de la Copa del Mundo que recibió este domingo a Uruguay sin grandes estridencias, pero con un gran despliegue de seguridad.

Embed

A orillas de los ríos Oka y Vogla, la ciudad ubicada a unos 425 kilómetros de Moscú vive con discreción la cuenta regresiva hacia el arranque del Mundial que verá luz en su estadio recién el 18 de junio con el duelo entre Suecia y Corea del Sur.

"Tengo entradas para tres partidos e iré con amigos a divertirme, ni siquiera sé que equipos van a jugar", dijo a la AFP Michail, un estudiante de 19 años que paseaba en los accesos al estadio.

Antes de la respuesta del joven ruso, decenas de vecinos de la ciudad se limitaron a señalar con sus manos un rotundo "no" al escuchar preguntas en inglés.

Y es que toparse con gente que hable inglés es la meta de los pocos periodistas extranjeros que ya arribaron a la ciudad, mientras que cruzarse con un fanático de la Celeste o de cualquier otro equipo sudamericano es por ahora una quimera.

Máxima Seguridad

A los costados del moderno estadio, construido para la Copa del Mundo, se agolpan encargados de la seguridad. Un dispositivo que se visualiza a lo largo y ancho de la ciudad que tiene a sus puentes, un teleférico e imponentes catedrales como sus puntos altos.

El Kremlin es otro punto de interés turístico y el termómetro de una ciudad de 1,2 millones de habitantes que en los próximos días espera recibir una avalancha de fanáticos.

"Llegamos de Moscú para ver el primer partido", dijo Ekaterina, de 32 años que llegó a Nizhni junto a su novio para formar parte de una Copa del Mundo que aventuran se llevará a casa Alemania.

Casa celeste

A unos 20 kilómetros del centro de la ciudad y rodeado de la naturaleza, el complejo deportivo de Borsky ya está habitado por la Selección uruguaya.

Una vez más, la seguridad es el elemento sobresaliente en el edificio, custodiado por recelo por los guardias en la previa a la llegada de Óscar Tabárez y su plantel.

"Lo siento" fue la respuesta de un voluntario del centro de entrenamiento tras intentar conseguir el permiso para que la AFP y un medio uruguayo ingresarán al recinto.

En los alrededores reina la tranquilidad que en menos grado también se respira en la ciudad que esperará a la Celeste con temperaturas que rondan los 14 grados y ráfagas de viento que, según dicen, harán recordar a los uruguayos el complejo de entrenamiento de su país.

Con más de 70 habitaciones, canchas de césped sintético y todas las comodidades para que Luis Suárez, Edinson Cavani y las demás figuras del equipo charrúa preparen su debut en el Grupo A ante Egipto en Ekaterimburgo.

Uruguay disputará sus restantes partidos ante Arabia Saudita y Rusia también lejos de Nizhni, donde jugarán además de Suecia y Corea del Sur, Argentina-Croacia el 21 de junio, Inglaterra-Panamá el 24 y Suiza-Costa Rica tres días después.

Además, la ciudad del escritor recibirá dos partidos en rondas finales.

Texto: AFP y Subrayado

Dejá tu comentario