InternacionalesColombia | Estados Unidos | Maduro

Niños venezolanos usan caminos ilegales hacia Colombia para ir a la escuela

Con el cierre del paso fronterizo los menores se ven forzados a usar otros caminos para llegar a sus aulas.

Saltar las piedras del río debería ser un juego divertido, pero el peligro está latente para estos niños que deben cruzar a diario la frontera de Venezuela a Colombia para ir a la escuela.

Tras el cierre del paso fronterizo, los pequeños usan los caminos estrechos asediados por hombres armados, a quienes sus padres deben pagar una extorsión para permitirles el paso.

Según cifras de la secretaría de Educación de Cúcuta, más de 9.000 venezolanos estudian en esa ciudad colombiana y, de ellos, cerca de 3.000 cruzan la frontera todos los días.

La crisis económica en Venezuela también golpea al sistema educativo. A la deserción escolar se suma la falta de profesores y deterioro físico de los colegios, por lo que las familias optan por matricular a sus hijos en Colombia.

Los cuatro puentes que unen a Colombia y Venezuela por el departamento del Norte de Santander están cerrados desde el 23 de febrero, tras el frustrado paso de ayuda humanitaria donada principalmente por Estados Unidos y que el presidente Nicolás Maduro consideraba el inicio de una intervención militar.

Antes del cierre de la frontera, solo por el puente Simón Bolívar cruzaban a diario unas 40.000 personas, según Migración Colombia. Pero es imposible calcular cuántas personas en total hacen uso de los caminos ilegales.

En tanto, los estudiantes ya se encargaron de protestar en la frontera para que policías y militares los dejen pasar.

Esta semana en el puente fronterizo binacional Francisco de Paula Santander, los uniformados dispersaron a la multitud con gases lacrimógenos, según denunció la oposición.

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario