Nave rusa caerá este viernes; pequeños fragmentos llegarían a la superficie

La mayor parte se desintegrará en la atmósfera. Científicos calcularon que los restos que caigan lo harán en el Océano Atlántico.

El carguero espacial no tripulado Progress, en caída libre en el espacio después de que los operadores rusos perdieran su control hace una semana, se desintegrará este viernes al entrar en la atmósfera, anunció el miércoles la agencia espacial Roskosmos.

"Según los cálculos de los especialistas de Roskosmos, se desintegrará el 8 de mayo entre las 01.23 y las 21.55 hora de Moscú" (entre las 20.23 hora uruguaya del 7 de mayo y las 16.55 del 8 de mayo), indicó la agencia en un comunicado, citado por la agencia AFP.

"La nave se desintegrará íntegramente al atravesar las capas de la atmósfera de la tierra, y solamente algunos pequeños fragmentos llegarán a la superficie del planeta", añadió.

Por su parte, Infobae señala que según científicos estadounidenses y rusos, los restos del Progress M-27 caerán en el Atlántico el 9 de mayo, por lo que no suponen un peligro para la población.

Además, señalan que si la nave rusa, que pesa más de siete toneladas, mantiene su trayectoria actual, según está previsto, la mayor parte de la nave se desintegrará dentro de un par de días en la atmósfera terrestre.

Sin embargo, los componentes de titanio y acero inoxidable no se fundirán y caerán en el Atlántico el próximo sábado, a unos 1.600 kilómetros al este de Cuba, según los cálculos de los expertos.

Progress gira fuertemente sobre su propio eje, por lo que no está descartado que cambie de trayectoria, agrega el portal argentino.

El 28 de abril, algunas horas después del lanzamiento del Progress M-27, que debía arrimarse a la Estación Espacial Internacional (ISS), la nave dejó de responder a los ingenieros rusos y comenzó a tener reacciones incontrolables.

El Progress M-27M transporta material científico y productos de primera necesidad para la ISS, como agua y comida. Sin embargo su pérdida no supondrá un problema para los seis astronautas que están en la ISS y que disponen de varios meses de reservas.

Además de material, el Progress también lleva una réplica de la bandera soviética que el Ejército Rojo izó en Berlín en 1945 y que iba a servir a los astronautas rusos de la ISS para conmemorar el 9 de mayo, que marca la victoria rusa y aliada contra los nazis en la II Guerra Mundial.

Cada año, tres o cuatro cargueros Progress salen hacia la ISS para llevar material. Tras su misión caen y se queman en la atmósfera, por encima del océano Pacífico.

 

 

 

Dejá tu comentario