Mujica planea pedir US$ 200 millones a AFAPs para reparar rutas

El presidente quiere un adelanto a cuenta del polémico impuesto al agro. En su audición radial dijo este jueves que Uruguay debe evitar el "apagón logístico"

Temiendo que el país viva "un apagón logístico", el presidente José Mujica afirmó que como adelanto del cobro del impuesto a la tierra tomaría un adelanto de las Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional (AFAPs) para invertir en infraestructura vial.

 En la mañana de este jueves, Mujica volvió a hablar sobre la necesidad de "no poner palos en la rueda" a sus dos proyectos principales para resolver el problema: la ley de tenencia de tierra y la creación de una empresa mixta a partir de la actual AFE.

 En su audición radial de M24 sostuvo que los uruguayos "no podemos acogotar al país productivo".

 "Hay que ver el bosque y no simplemente el árbol", señaló el mandatario en un claro mensaje a la oposición y a lo sectores afectados por el nuevo impuesto, que pretende recaudar 60 millones de dólares.

 Como el impuesto llevará un tiempo de de aprobación parlamentaria y luego de implementación, el Poder Ejecutivo busca soluciones urgentes para evitar "los dolores de crecimiento" que experimenta el país, señaló el jefe de Estado.

 Según él, el crecimiento de la economía uruguaya está pasando por la misma situación que vivió Brasil tiempo atrás cuando vivió su "apagón logistico". Los problemas viales detuvieron el notable incremento comercial.

 Por tal motivo, se necesita una "solución urgente" y en tal sentido puso un nuevo tema en el debate público.

 Mujica piensa en una inversión inicial de 200 millones de dólares surgidos de las AFAP para solucionar el problema "de un saque", informó esta mañana el semanario Búsqueda. Las entidades previsionales manejan unos 7.900 millones de dólares que representan el ahorro de un millón de trabajadores.

 Un 27% de las rutas nacionales se encuentra en un estado “malo y muy malo”, de acuerdo a un informe de “Estado de confort” presentado al Parlamento en octubre de 2010 por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

 Según dijo el presidente esta semana, unos 400.000 viajes de camión al año tienen a mal traer a las principales rutas del país.

Pero el gobierno no ha podido sacar adelante el borrador por serias diferencias en cuanto al enfoque y destino del tributo entre Mujica y Astori.

El vicepresidente entiende que la recaudación por el impuesto deberían destinarse a un fondo fijo para obras de infraestructura.

 Sin embargo, Mujica considera que una buena opción sería enviar los fondos a Rentas Generales. De esta forma, lo recaudado podría utilizarse tanto para infraestructura como para la compra de tierras a través del Instituto de Colonización.

 FRENO A LA EXTRANJERIZACIÓN. Sobre el mediodía de ayer, el vicepresidente Astori le entregó por escrito a Mujica una nueva propuesta complementaria al cobro de un impuesto a los propietarios de más de 2.000 hectáreas.

 "Estamos trabajando con muy buen clima y con puntos de partida de acuerdo, como ya quedó de manifiesto en el Consejo de Ministros", dijo ayer Astori tras participar de una charla sobre educación en la Fundación Wilson Ferreira Aldunate.

 Astori explicó que "no hay plazos" para la presentación de un "único proyecto" y explicó que el equipo económico está concentrado en la presentación de la Rendición de Cuentas antes del 30 de junio.

Mujica está convencido que el proyecto debe ser, además, un freno a la concentración de tierra en pocas manos. Hoy el 35% de las 16 millones de hectáreas cultivables están en manos de empresas argentinas, y otro tanto de empresas brasileñas y de otros orígenes. También hay importantes jugadores que traen su dinero desde otras regiones, empresas cuyos accionistas son fondos de pensión y fiduciarios de Europa y Estados Unidos. El año pasado se dio a conocer, además, el interés del estado chino de adquirir tierras uruguayas en forma de sociedad anónima.

Dejá tu comentario