Nacional

Mujica pensó en renunciar a la presidencia para hacer campaña con Vázquez

Con las encuestas en baja, el exmandatario puso en guardia a toda su plana mayor y al propio candidato del FA

 

El expresidente José Mujica pensó en renunciar poco antes de las elecciones de octubre para participar activamente de la campaña presidencial de Tabaré Vázquez, pero a último momento su esposa Lucía Topolansky y sus colaboradores lograron que no tomara la decisión.

Esta afirmación forma parte del libro “Una oveja negra al poder” de los periodistas Andrés Danza y Ernesto Tulbovitz, editor general y periodista de Búsqueda, respectivamente.

En agosto, una de las encuestas dio al Frente Amplio 39% de intención de voto, uno de los porcentajes más bajos de los últimos diez años, situación que comprometía la candidatura de Vázquez.

En ese marco, Mujica comenzó a manejar junto a sus colaboradores su intención de renunciar a la Presidencia para hacer campaña junto a quien pretendía ser su sucesor.

El hecho es reflejado en una nota de análisis del periodista Ricardo Scagiola de La Diaria sobre la base de la investigación de Danza y Tulbovitz, quien hablaron con Mujica más de 100 horas para confeccionar el libro presentado ayer por el propio expresidente en Buenos Aires.

“Estás loco, esto no va a servir para nada”, le dijeron en su círculo más inmediato ante su deseo de dejar el poder. Su esposa, la senadora Topolansky le pidió tranquilidad ante las encuestas.

Pocos días después, el FA reorganizó su campaña y se vio un cambio en el tono de Tabaré Vázquez. Las encuestas comenzaron a mostrar una mejoría.

Ella, por entonces, lanzó una frase que dejó huella sobre la marcha de los sondeos de opinión pública: “el susto avivó al mamado”

Por entonces, Mujica comenzó a participar más activamente en el debate electoral. Paradójicamente la continuidad del FA parecía comprometida y sin embargo su popularidad seguía creciendo.

El libro cuenta que se organizó una reunión en el piso 11 de la Torre Ejecutiva para convencer a Mujica que desistiera de su intención de renunciar. La situación fue confirmada por el prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa a La Diaria.

Sus colaboradores le pidieron que no dimitiera y que en cambio recorriera el interior del país. Un testigo de los hechos contó que la renuncia de Mujica podía inhibir al vicepresidente Danilo Astori de hacer campaña, en caso que tuviera que asumir él mismo la Presidencia.

El propo Tabaré Vázquez le planteó que no renunciara porque el hecho perjudicaría su candidatura.

Mujica apostó fuerte entonces a sus audiciones radiales y a las repercusiones que podría sacar de ellas. También hizo recorridas y presentaciones en las que deslizaba sus reflexiones de campaña.

Desde agosto Mujica venía pensando en intervenir con más fuerza. Después de un consejo de ministros, el día 18, se reunió con Vázquez y Astori y les dijo que no se podía conducir una campaña electoral “por control remoto”.

Pidió además cambiar de publicista: desplazar a Claudio Invernizzi, el hombre elegido por Tabaré Vázquez, y colocar como principal asesor a Esteban Valenti.

Pero Tabare Vázquez descartó de plano la idea. Entrevistado por El Espectador luego del balotaje, Invernizzi admitió que hubo gestiones y operaciones políticas de gente de izquierda” para sacarlo del comando de campaña.

 

Dejá tu comentario