Ministro de Ganadería Tabaré Aguerre será relevado

Problemas de salud generados por el estrés es la principal razón del cambio. El secretario de Estado continuará con el plan de riego

El ministro de Ganadería Tabaré Aguerre será relevado en breve lapso por el presidente José Mujica.

Aguerre y el presidente conversaron de la situación en los últimos días, informa hoy el semanario Búsqueda.

El secretario de Estado continuará activo a través del plan de riego y suelos, uno de los proyectos más ambiciosos de su gestión al frente del MGAP, que se pondrá en funcionamiento en las próximas semanas.

El gobierno se propone crear una especie de "agencia del agua" para administrar todos los recursos del Estado que tienen que ver con el tema y está desperdigados en distintas oficinas del Estado.

El estado de salud del ministro es la principal razón del recambio. Un diagnóstico de divertículos (una inflamación en la zona del colon) es la razón para que haya pedido el relevo. Es la misma enfermedad que determinó el alejamiento del ex ministro de Defensa, Luis Rosadilla.

Según se informó, Aguerre mantuvo sus actividades de gobierno al mismo tiempo que su trabajo como productor rural arrocero y ganadero en la zona norte del país.

Aguerre, un independiente simpatizante del astorismo, llegó al gobierno de la mano del presidente Mujica.

Considerado uno de los artífices del cluster del arroz, considerado sistema un modelo para los agronegocios en el Uruguay, Aguerre se instaló en el ministerio con varios proyectos ambiciosos. Durante su gestión, se logró el método para la trazabilidad de la carne y gracias a su impulso pronto el Uruguay tendrá un relevamiento del suelo en todo el territorio que permitirá prever cultivos a cinco años.

En los tres años y medio de trabajo, el punto más vulnerable estuvo en las evidentes discrepancias mantenidas con el gobierno por la puesta en práctica del Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales. Según su punto de vista, y el de muchos productores, el tributo grava la propiedad y la tenencia, pero no la productividad.

 

 

 

Dejá tu comentario