Ministra Muñoz niega que haya pedido desalojar liceos con la Policía

Abucheos de los gremios a la secretaria de Estado, quien se presentó en la celebración de los 200 años de la Biblioteca Nacional

“No le he pedido nada al ministro Bonomi en las últimas horas. No nos corresponde tampoco, al Ministerio solicitar desalojos. Los desalojos de oficinas públicas los solicita cada jerarca de las oficinas públicas”, dijo la ministra de Educación en la celebración de los 200 años de la Biblioteca Nacional.

Según la Diaria, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, se negó a desalojar los liceos ocupados por estudiantes y gremios docentes, a pedido de la ministra de Educación.

“Se planteó que era totalmente inconducente hacer eso, entre otras cosas porque son adolescentes, y porque, además, generaría una reacción en cadena”, informó una fuente ministerial.

El hecho provocó un “cortocircuito” entre Bonomi y Muñoz el miércoles, señala el medio. Ese día, Muñoz y el ministro de Trabajo Ernesto Murro ratificaron ante organismos de dirección del Frente Amplio la estrategia trazada por el gobierno respecto a no levantar el decreto hasta que se depusiera la huelga.

El lunes, en el Consejo de Ministros, Muñoz y el titular de Trabajo Ernesto Murro se enteraron que el presidente tenía la convicción de emitir e decreto de esencialidad. Según Brecha, ambos mostraron reticencia al principio. Murro -que es maestro titulado y ex gremialista- pidió unas horas más para negociar un poco más antes de tomar una medida hasta ahora inédita en un gobierno democrático.

Este viernes, el director de Educación Juan Pedro Mir explicó que el decreto fue acompañado de una propuesta de negociación, y que la esenciaslidad era necesaria para reinstaurar "un clima educativo. Esto es lo que dijo en la página de Presidencia.

El impacto político del decreto de esencialidad emitido por el gobierno preocupa al Frente Amplio, en tanto fuerza electoral.

El propio presidente Tabaré Vázquez se fue preocupado de Florida, luego de ser confrontado por gremios y fuerzas vivas. Aduciendo "temas de agenda" dejó la celebración patria antes de lo pensado

Vázquez, que ha sido junto a Mujica uno de los presidentes con mayor popularidad, no pasa actualmente por su mejor momento. De hecho, sus detractpres utilizan pintadas y stencils para mostrar su rechazo hacia las medidas represivas. En este caso, por ejemplo, Vázquez aparece caracterizado con el bigote de Hitler. La periodista de Subrayado Lorena Nachajón reflejó el estado de cosas en un tuit.

A diferencia de otros tiempos, en los que el líder frenteamplista destacaba por sus “baños de pueblo”, en esta ocasión la TV mostró hostilidad por parte de los ciudadanos por las últimas medidas.

El socialista Gonzalo Civila, señala La Diaria, advirtió sobre “el alejamiento creciente de una parte de nuestra base social relacionada con el mundo educativo, que además tiene una gran capacidad de formación de opinión y que históricamente ha propagado una cosmovisión crítica, solidaria, de izquierda”.

El Movimiento de Participación Popular emitió en la víspera un comunicado en el que pide levantar la medida de esencialidad.

Para legisladores consultados, al gobierno -que lleva apenas 5 meses de gestión- le faltó “muñeca política” al decretar esencialidad justo en el momento en que se sentaban la bases de una negociación.

La impresión volvió a ratificarse luego de la multitudinaria marcha de la víspera.

El Partido Comunista, a través de Daniel Marsiglia, también criticaron a la Administración Vazquez. “Fue un error político (…) Quedaban cuestiones para seguir negociando”, dijo.

La senadora y exprecandidata presidencial, Constanza Moreira, aseguró que al gobierno le faltó “comprensión del movimiento sindical”.

La Lista 711, del vicepresidente Raúl Sendic, tratará hoy de llegar a una posición oficial. Hay que recordar que el líder del sector fue insultado por gremialistas cuando salió de una reunión para calmar los ánimos.

Este conflicto con sectores populares se da en medio de una discusión mayor por el presupuesto del quinquenio. Para muchos sectores del Frente Amplio, el estilo de Vázquez de negociación tiene un antecedente histórico en el enfrentamiento con Argentina por el corte de los puentes a partir del conflicto pro Botnia.

Pero no sólo Vázquez ha mostrado su interés de trancar fuerte con los sindicatos. El exmandatario José Mujica también habló del asunto a mitad de su gobierno, cuando dijo que para solucionar la educación "hay que juntarse y hacer mierda a esos gremios". Este comentario fue confirmado en el libro "Una oveja negra al poder" de los periodistas Andrés Danza y Ernesto Tulbovich.

En estos días, Mujica intentó suavizar aquella posición y pidió públicamente al gobierno levantar la esencialidad.

 

Dejá tu comentario