Internacionales

Mexicanos esperan noticias de sus familiares desaparecidos en la explosión

En total 26 personas murieron en el mercado de pirotecnia y otras 9 en los hospitales, según el último reporte del gobierno local.

Algunas personas esperan con ilusión noticias de sus seres queridos tras las explosiones registradas en un mercado de pirotecnia en Tultepec.

Incluso para los "topos" rescatistas, que tantas tragedias han visto, este horror es indescriptible.

Uno de los rescatistas explicó que las piedras y las partes que se desprendían de las construcciones se transformaban en proyectiles con las explosiones, que salían despedidos lastimando a quienes intentaban huir del lugar.

El número de muertos que dejó la explosión en el mercado de pirotecnia más grande de México subió este jueves a 35, mientras los familiares de las víctimas, aún desconsolados, realizaban los funerales de dos mujeres y una niña de 12 años.

"Nos llevará días asimilar esta tragedia y años sanar las heridas", dijo en el sermón el sacerdote que ofició la misa fúnebre en Tultepec, un poblado del estado de México a las afueras de la capital del país donde se ubicaba el mercado pirotécnico, que prácticamente desapareció tras la deflagración.

La tragedia ocurrió la tarde del martes en el mercado conocido como San Pablito en momentos de gran actividad, con gente comprando cohetes para las fiestas de diciembre.

En total, 26 personas murieron en el lugar de los hechos y otras 9 en los hospitales, indica el último reporte del gobierno local.

"Los decesos más recientes son de dos mujeres, una menor de edad", precisa.

Por otro lado, de los casi 60 heridos que dejó la explosión, varias personas permanecen en estado muy grave, dijo Alejandro Gómez, fiscal del Estado de México.

El miércoles, un niño con quemaduras muy graves fue trasladado a un hospital especializado de Galveston, Estados Unidos, y se espera que otros pacientes también sean llevados este jueves hacia allí.

En tanto, todas las personas que habían sido reportadas como desaparecidas tras la explosión fueron localizadas por sus familiares y las autoridades solo tienen pendiente la identificación de dos de los cadáveres.

En algunos casos fue necesario hacer análisis genéticos dado el grado de calcinación de los cuerpos.

Dejá tu comentario