Curiosidades

Marisa Toledo, la brasileña que no siente dolor y se quedó dormida al parir

Los médicos se dieron cuenta cuando tenía 7 años y se había roto el tobillo pero no sentía nada. Tampoco percibe cuando se quema o se corta.

Marisa Toledo tiene 27 años y sus manos están cubiertas de cicatrices y ampollas producto de que no es capaz de sentir dolor alguno.

En su primer parto por cesárea no necesitó anestesia y en el nacimiento de su segundo hijo llegó a quedarse dormida.

Así lo detalla un informe de BBC Brasil. La mujer padece una rara enfermedad que solo afecta a unas 50 personas en el mundo y se llama insensibilidad congénita al dolor.

Si bien esto podría padecer una ventaja, sun condición la lleva a enfrentar varios problemas como el hecho de haberse quedado sin el sentido del gusto después de quemarse la lengua varias veces.

Marisa vive en Angatuba, en el Estado de San Pablo, y contó que su madre fue la primera en darse cuenta que había algo diferente en ella.

Pero supo de su enfermedad a los 7 años cuando se rompió el tobillo y no sentía nada.

"Mi cerebro no envía señales de peligro, eso es lo que me dijo el médico", relató la joven.

"Siento que está haciendo calor fuera. Pero no siento el fuego o que el agua de la ducha está caliente", explicó.

"Una vez, cuando tenía 10 años, me senté frente a una estufa de leña porque hacía frío. Estaba de espaldas y me estaban saliendo ampollas, porque me estaba quemando", recordó.

Su caso no es el único. Su hermano Reinaldo de 33 años también padece la misma enferemedad. Si bien se trata de un padecimiento congénito, ninguno de los hijos de Marisa lo heredó.

Cuando tuvo a su primer hijo le hicieron una cesárea pero sin antestesia. "El doctor me dijo que fue como cortar un cerdo, ya que no sentía dolor".

Para el nacimiento de la segunda la derivaron a Sorocaba, a dos horas de Angatuba. "Cuando llegué estaba cansada y me dormí", contó a la BBC.

"Mientras dormía se me olvidó que tenía a mi hija en el vientre. Y la enfermera gritó: 'Su hija está naciendo. ¡Mire!'. Tenía la mitad fuera, la cabeza y los hombros. Así que hice fuerza para que saliera el resto", relató.

Foto tomada de BBC

Dejá tu comentario