Deportes

Lula y deportistas brasileños lamentan la muerte de Sócrates

"Gracias Doctor", fue la frase más utilizada para referirse al fallecimiento de uno de los jugadores más brillantes de la selección brasileña.

 

La muerte este domingo del ex futbolista Sócrates conmocionó al deporte brasileño y fue lamentada por seguidores del fútbol y hasta políticos, como el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien a través de una nota declaró: "Gracias Doctor".

La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) se sumó al dolor por la pérdida del "doctor" Sócrates Brasileiro Sampaio de Sousa Vieira de Oliveira, fallecido hoy a los 57 años en un hospital de Sao Paulo debido a un "choque séptico" derivado de los múltiples problemas causados por sus excesos con el alcohol.

"Considerado uno de los jugadores más brillantes de la historia de la selección, Sócrates defendió a Brasil en las Copas del Mundo de España'82 y México'86 y fue ídolo del Corinthians", señaló la CBF, que evocó sus "25 goles en 63 partidos con la camisa amarilla".

El cuerpo de Sócrates será velado y sepultado en la ciudad de Ribeirão Preto a las 17.00 hora local, precisamente en el mismo momento en que comenzará la última jornada del campeonato brasileño, en el que el Corinthians puede proclamarse campeón si sólo empata ante el Palmeiras.

En todos los partidos de este domingo, además, será respetado un riguroso minuto de silencio en memoria del ex futbolista, que también fue recordado por su activa militancia en movimientos de izquierdas, sobre todo en las décadas de 1970 y 1980, cuando Brasil era gobernado por una férrea dictadura.

Entre los numerosos mensajes de pesar, el ex mandatario Lula expresó que "Sócrates fue un 'crack' en el campo y un gran amigo" y un "ejemplo de ciudadanía, inteligencia y conciencia política".

Además dijo que "su contribución al Corinthians, al fútbol y a la sociedad brasileña jamás será olvidada" y concluyó con una frase que fue usada como titular en casi todos los portales de los medios en la internet: "Gracias Doctor".

Texto y foto: EFE

Dejá tu comentario