DeportesSensación Mundial 2018

Los juveniles y los decanos de las Copas del Mundo

La aparición de Pelé en Suecia '58, hizo goles y fue campeón con 17 años. Los cuarentones del arco: El Hadary, con 45, va por el récord de Mondragón, de 43.

En 1958, con 17 años y 239 días de vida, Pelé hizo su primer gol en un mundial ante Gales. Hasta el presente es el jugador más joven en haber anotado en una Copa del Mundo.

Quien se convertiría en “O Rei” del fútbol llegó al Mundial de Suecia como suplente y apenas recuperado de una lesión. Se fue de allí como campeón del mundo.

En virtud de su edad también quedó en la historia como el jugador más joven en jugar una final. Ante Suecia fue autor de dos de los cinco goles de Brasil.

Pero años después un prometedor delantero, nacido en Belfast, se convirtió en el jugador más joven, hasta ahora, en disputar un mundial. Norman Whiteside, con 17 años y 40 días, jugó por Irlanda del Norte en los cinco partidos de su selección en España 82.

Whiteside disputó 3 partidos más en el mundial 86, donde le hizo un gol a Argelia.

En el otro extremo, el arquero Pat Jennings, compañero de Whiteside en ambos planteles, pasó a ser el jugador de mayor edad en un mundial, al jugar en México 86 con 41 años.

Pero la marca de Jennings fue superada por el interminable Roger Milla. Con 38 años fue la gran estrella de Camerún en el Mundial Italia 90. Y fue por la revancha al Mundial 94. Cuando entró a la cancha para jugar ante Brasil tenía 42 años.

Pero esa no sería la única demostración de vigencia del africano. En el último partido ante Rusia anotó el gol de Camerún, estableciendo el récord del jugador con mayor edad en marcar en un mundial.

La edad de Milla fue determinante para registrar la mayor diferencia dentro de un plantel mundialista. 24 años y dos meses separaban a Milla del zaguero Rigobert Song, quien tenía por entonces 17 años y 11 meses.

En una final la mayor diferencia la registró Italia en 1982. Giuseppe Bergomi, de 18, tenía 21 años y 10 meses menos que Dino Zoff. Con 40 años, Zoff fue el jugador y capitán de más edad en consagrarse campeón del mundo.

Pero como las marcas están para romperse, en Brasil 2014 otro cuarentón pasó a ser el más veterano en pisar una cancha.

El colombiano Faryd Mondragón, que jugó los tres partidos de su selección en Francia 98.

Volvió a ocupar el arco en los últimos minutos del encuentro ante Japón, tres días después de cumplir 43 años.

Sin embargo, el logro de Mondragón está a punto de quedar en manos de otro arquero. El egipcio Essam El Hadary, que cumplió 45 años el pasado 15 de enero, fue una de las figuras de los faraones en la última eliminatoria.

El próximo viernes 15 de junio en Ekaterimburgo, cuando comience el partido entre Egipto y Uruguay, se sabrá si El Hadary se convierte en el nuevo decano de los jugadores mundialistas.

Dejá tu comentario