PolicialesKibón

Layera: es "una falta de respeto" pensar que la Policía "fue para atrás" en disturbios de Kibón

Explicó que hay un protocolo que impide a un agente dispararle a una persona que lo amenaza con un palo.

El director de la Policía Nacional, Mario Layera, defendió la actuación policial durante los incidentes en la zona de Kibón y Pocitos Nuevo, con rotura de autos y propiedades por parte de un grupo de personas. Hubo 14 procesados por el último de esos disturbios.

"El policía, si esta sobrepasado por la fuerza a la que enfrenta, debe alejarse, preservar su integridad física y pedir apoyo", dijo el jerarca del Ministerio del Interior en el programa Así nos va de Radio Carve.

La entrevista es recogida este martes por Montevideo Portal.

En concreto se le interrogó por un video en el que se ve a un patrullero retroceder ante la conducta agresiva de varias personas, una de las cuales amenaza con un palo.

Layera dijo que hay un protocolo de acción y que el mismo de ninguna manera exige a un policía dispararle a una persona que viene con un palo en la mano.

Rechazó la idea de que "el policía va para atrás" ante los manifestantes que están cometiendo actos de vandalismo.

Señaló que "es una falta de respeto" interpretar que el Policía va para atrás" en el incidente.

"Es una falta de respeto la profesionalidad de los agentes y nosotros no lo hacemos con nadie", sostuvo.

Layera habló del efecto viral de los videos de los incidentes y explicó que hay una mala interpretación de la forma de actuar en estos casos.

"La disciplina operativa indica que la cantidad de fuerza (de la policía) debe ser mayor (que la que enfrenta) para que la oposición no aumente el riesgo de muerte para todos los involucrados", señaló.

En ese sentido, lamentó que se critique "a un policía que, en cumplimiento del protocolo, se retira para preservar su integridad física".

A su juicio, hay siempre el encargado de la seguridad debe evitar el "mal mayor".

"Parece que hay gente que quiere que al que viene con un palo lo abatamos a tiros", opinó.

NADIE NOS DIJO NADA

Layera explicó además porque la Policía llegó después en los incidentes ocurridos el 24 de noviembre en Kibón.

Remarcó que la Prefectura y la Intendencia de Montevideo habían coordinado un operativo previo sin coordinar ni notificar a la Policía.

El jerarca sostuvo que ambas instituciones no tenían obligación de avisar al Ministerio del Interior de la situación.

Sin embargo, consideró que hubiera sido deseable que se coordinara.

Recordó que los incidentes se desataron cuando algunos de los jóvenes presentes en el lugar se tomaron a mal el control que pretendían ejercer marinos y municipales.

Layera informó que ninguno de los numerosos jóvenes detenidos poseía antecedentes penales.

MOTIVACIONES IDEOLÓGICAS

En cuanto a posibles motivaciones ideológicas o políticas en los desmanes, o sobre las especulaciones de que se tratara de un incidente organizado, el funcionario señaló: "los oficiales que participaron del operativo informaron que los jóvenes estaban muy agresivos y que no acataban órdenes ni aceptaban diálogo".

Precisó que los que cometieron actos de vandalismo, agresión o rapiña fueron detenidos y puestos a disposición de la fiscalía.

También explicó que la Policía no tiene potestades para indagar a los detenidos si no lo dispone el fiscal. Esto es así desde la puesta en funcionamiento del Código del Proceso Penal.

De todos modos, dijo Layera, la Policía "no recogió hasta el momento información de que hubiera sido organizado o motivado por algo ideológico o político".

El jerarca sostuvo que, a pedido de los residentes en la zona de conflicto, se reforzará la seguridad en las próximas horas.

Por su parte, el ministro de defensa, José Bayardi, dijo que de ser requerido los efectivos de perfectura y la armada reforzarán los controles y la vigilancia en la zona de Kibón.

BAYARDI KIBÓN

Temas

Dejá tu comentario