Nacional

Lavado de dinero: investigan pistas clandestinas y a cambistas

Hay 900 aeródromos no registrados que el Estado no controla. Las financieras del Chuy, Rivera y Yaguarón, otra fuente de sospechas

El lavado de activos en Uruguay es un asunto todavía poco claro en Uruguay. Hoy El País y El Observador destacan en sus respectivas portadas dos enfoques del mismo tema.

Un relevamiento desarrollado por la Fuerza Aérea indica que hay unas 900 pistas de aterrizaje no declaradas en territorio nacional. Las mismas son usadas por contrabandistas, narcotraficantes y valijeros que ingresan dinero al país sin pasar por registros del Estado, informa El País.

A su vez, El Observador, destaca que Brasil viene siguiendo de cerca el lavado de activos en la frontera con Uruguay, a partir de maniobras que se registran en casas de cambio de Rivera y Chuy.

El ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro, declaró ayer no tener dudas que en Uruguay se practica el lavado de activos. Estas pistas son la prueba de maniobras delictivas en las que se utilizan aviones particulares.

“No puedo decir que son aeródromos clandestinos porque se ven desde el aire y la Fuerza Aérea los tiene identificados, pero sí son irregulares”, admitió. No están registrados ante la Dirección Nacional de Investigación Civil, agregó.

El Estado uruguayo no tiene control sobre lo que ocurre en estas pistas. El propio ministro soltó una frase preocupante: “”un sujeto que se dedica a lavar millones, ¿va a ser tan gil como para entrar por el aeropuerto con bolsos con plata?”.

Por otra parte, los bancos brasileños vienen siguiendo de cerca el movimiento de casas financieras en la frontera con Uruguay. Muchas de esas casas tienen sucursales en las principales ciudades de Brasil, y han registrado un crecimiento importante en los últimos años.

En Yaguarón, Rivera y el Chuy se mueven cientos de miles de dólares sin ningún tipo de control de un lado y otro de la frontera. Los datos fueron presentados por Horacio Pereira, gerente de prevención de lavado de dinero de Banco Santander de Brasil en un seminario organizado por la consultora MVC Risks.

Los datos fueron escuchados atentamente por Carlos Díaz, director de la secretaría Antilavado.

TEMAS VIEJOS, NUEVAS DERIVACIONES. Ambos temas llevan años en la agenda pública, pero en las últimas semanas se reavivaron a partir de las denuncias de presunto lavado de dinero del Estado argentino por parte de testaferros de Néstor y Cristina Kirchner. Esta semana, el periodista Jorge Lanata denunció que el vicepresidente Amado Boudou en persona aterrizó en la zona de Carmelo trayendo dinero no declarado. La información fue desmentida en círculos oficiales.

Los informes del programa de TV Periodismo para Todos plantean, como tema de fondo, que en la última década el matrimonio Kirchner aprovechó su poder político para crear una red de empresas con las que facilitó el otorgamiento de millonarias licitaciones estatales.

Según la denuncia, buena parte de ese dinero salió del país en forma clandestina hacia Uruguay y otros países como Panamá, Belice y Suiza. También ha sido utilizado para la compra de propiedades. De hecho, El Observador viene denunciando desde semanas atrás que una operación inmobiliaria realizada en José Ignacio por 14 millones de dólares fue llevada a cabo por un presunto testaferro de los Kirchner. Esta sería otra nueva modalidad, a la que se suman las empresas fantasmas creadas en los últimos años, con domicilio en el World Trade Center, que son propiedad de Martín Báez, hijo de Lázaro Báez, un amigo íntimo del matrimonio Kirchner, a quien todos señalan como el principal eje de la red de corrupción. Dos diputados argentinos presentaron una denuncia ante la justicia penal uruguaya y el tema llegó al Parlamento. 

Dejá tu comentario