Nacional

Las estrategias de los dos enfermeros que asesinaron pacientes

Ariel Acevedo, de 46 años, no apelará. Su abogada explica su comportamiento porque fue abusado. Marcelo pereira, de 40 años, buscará una nueva pericia psiquiátrica

Los dos enfermeros se conocían entre sí y sabía qué hacía el otro, admitió el ministro del Interior Eduardo Bonomi. Uno trabajaba en la Asociación Española y en el Hospital Maciel. El otro, sólo en el hospital público.

Cinco de los asesinatos reconocidos hasta ahora ocurrieron en la Unidad Cardiológica del centro estatal. Los restantes 11 en el centro Neuroquirúgico de la mutualista.

Ambos dicen haber matado por piedad, pero la mayoría de sus víctimas no eran enfermos terminales.

Sus abogados tomarán distintas estrategias en función del procesamiento por homicidio especialmente agravado en reiteración real, emitido por el juez penal Rolando Vomero.

La doctora Inés Massiotti defiende a Ariel Acevedo, de 46 años y no apelará, informa hoy El Observador. El matutino informa que Acevedo es un hombre de buen pasar, con el hábito de viajar por el mundo. Trabajaba en la Española y en el Maciel. 

A sus pacientes les inyectaba aire en las venas, lo que causaba el shock que derivaba en la muerte.

Massiotti es conocida de Acevedo desde hace muchos años. Su defensa empezó de casualidad, al encontrarse con él en el juzgado de la calle Bartolomé Mitre. Al verlo, pensó que estaba allí por un tema menor, un accidente 

Al enterarse de lo que se le imputaba se desvaneció y debió ser atendida por una unidad médica móvil.

Afirmó ante los medios que su defendido "es consciente de sus actos" y señaló que "confesó plenamente ante el juez, fiscal y esta defensa que lo hizo por móviles de piedad".

Agregó que el  enfermero "fue abusado sexualmente", a modo de argumento para explicar lo que hizo.

Y luego dio su versión de la pericia que se le practicó.

 "Creo que hay una patología psicológica, no psiquiátrica, porque fue periciado exhaustivamente por el forense dispuesto por la sede", explicó.

 "Yo entiendo que de la pericia psicológica que dejo solicitada en la etapa procesal van a surgir trastornos de la personalidad que han afectado, tal vez, su trabajo", dijo Massiotti.

Por su parte, el otro enfermero, Marcelo Pereira, de 40 años, apelará el fallo.  Pereira trabajaba exclusivamente en el Maciel.

Según el informe de la Suprema Corte, mataba a sus pacientes inyectándole morfina en el cuello.

Así lo confirmó el abogado Santiago Clavijo, abogado defensor del enfermero y de la mujer procesada por encubrimiento.  El defensor fue proporcionado por el gremio de funcionarios no médicos.

El defensor argumentó a favor de su cliente: "El móvil era un motivo netamente piaoso. Era gente añosa, grande, y era realmente por motivo de piedad lo que hizo nuestro defendido(...) Era medicación autorizada no por los médicos, sino por el Ministerio de salud pública", dijo Clavijo según publica El País.

Clavijo quiere que se realice una nueva pericia para determinar si su cliente es inimputable.

LA MUJER. La mujer procesada estuvo involucrada en un hecho acontecido en el mes de diciembre último en el hospital público, cuando Pereira indujo la muerte de su víctima.

Con pleno conocimiento del episodio, colaboró en las maniobras de reanimación de un paciente afectado, sin alertar al resto del personal sobre lo ocurrido.

Dejá tu comentario