Nacional

Ladrones de joyas invocaron al constructor para entrar a edificio

En 45 minutos llevaron a cabo el saqueo y se dieron el lujo de salir por la puerta con las cajas fuertes envueltas en frazadas.

 

 

"Soy la hija de Novino", dijo la mujer. Sobre las 13 horas del sábado, ella y un hombre se presentaron ante el portero del edificio Greenfield, una linajuda torre de 20 pisos situada frente al Club de Golf.

Novino es el dueño de la empresa de construcción que llevó a cabo el edificio. El pretexto era ver un apartamento para ver en el piso 19.

Así, el portero no opuso ninguna resistencia, ni siquiera cuando los vio salir con dos pesados objetos envueltos en frazadas,

Demoraron unos 45 minutos en desarticular las cajas fuertes en el apartamento de los Smith-Etchegaray en el piso 17.

Detrás del robo, a todas luces entregado, salieron al mercado negro 100.000 dólares en joyas de la familia. El vocero de las víctimas es nada menos que el empresario y relacionista público Alfredo Etchegaray, hermano de la dueña de casa.

Por las cámaras de TV, Alfredo advirtió que usará todos sus contactos -que son muchos- para que los ladrones nio puedan circular por el mundo. 

El organizador de célebres fiestas se pregunta cómo un edificio - de los más lujosos de Montevideo- pudo haber sido robado contando con un gerente y con 14 personas afectadas a la seguridad.

El caso está a cargo del Departamento de delitos contra la propiedad de la Zona 1. Al momento ya se interrogó a los funcionarios del edificio que estaban en la tarde del sábado cuando se robaron las joyas. Entre ellos, a quien aparece en la imagen abriendo el portón de salida del edificio.

La Policía también analiza todas las imágenes de las cámaras de seguridad exteriores e interiores del edificio.

Según datos de la investigación, los ladrones subieron hasta el piso 19 y bajaron por escalera hasta el apartamento donde robaron las joyas, ya que sabían que la seguridad del edificio controla el lugar en donde está cada ascensor.

Los datos ya fueron derivados a la Policía y a agencias de investigación privadas.

Dejá tu comentario