PROTAGONISTAS

La pesca artesanal se ve afectada por la falta de lluvias; así viven el oficio

Gerardo Fernández lleva 23 años como pescador y comparte sobre lo que se necesita para el oficio, así como los sacrificios que conlleva.

La pesca artesanal se ve afectada por la falta de lluvias. En Uruguay, son cerca de 5.000 personas las que se dedican a esta actividad, muchas agrupadas en Santa Catalina.

El pescador Gerardo Fernández explica que el pescado, para desovar -poner huevos-, necesita una mezcla de agua dulce con “una pisquita de sal”. Pero actualmente, sin lluvias, esto se ve afectado.

“Al faltar la lluvia que baja del Paraná, hace que el pescado siga de largo, ni siquiera se arrima a la costa, pasa abierto. Lamentablemente ya no es lo que era cuando empecé. Hay un montón de factores que influyeron en que ya no es algo rentable”, comparte el hombre, que lleva 23 años en el oficio.

A una caja de 23 kilos de pescado, “un buen filetero le saca unos 11 kilos de bife y te la paga a unos 600 pesos”, indica Fernández. El precio al público ronda los 500, 600 pesos “por todas las manos” que intervienen en el proceso.

Fernández empezó en la pesca cuando llegó al barrio. “Me gustó la plata que ganaba”, contó. Lo más duro de las primeras salidas fue el mareo, actualmente, cuando sale, se siente libre, aunque, admite, es un oficio sacrificado: por un lado, porque “uno sabe que va, pero no sabe si vuelve”. Por el otro, la poca certeza de si logrará pescar algo para llevar la comida a su familia.

“Muchas veces, es no pescar. Los que tenemos familia, llegar a casa y saber que no pudiste cubrir la olla. Eso creo que es lo más sacrificado”, sostiene.

Para ser pescador, lo más importante es “aprender el arte, trabajar, ser compañero y respetar el mar”. Además, Fernández describe al pescador como “un soñador”: “Vive del sueño. Salgo a pescar, me va mal. Llega la noche y cuando pongo la cabeza en la almohada, ya estoy pensando en que mañana sí voy a pescar. Aunque al otro día me vaya mal. Así sucesivamente. El pescador artesanal es un soñador que piensa que al otro día va a capturar, hasta que captura”.

Dejá tu comentario