AFP

La noche 'doradinha' de Neymar en Rio-2016

No existe mejor lugar en el planeta para gritar "¡Brasil campeón!" que el Maracaná. Así lo hizo Neymar en la final masculina del fútbol olímpico en Rio-2016, dos años después de la vergonzosa eliminación de la 'Seleçao' en la Copa del Mundo de la que fue anfitriona.

No existe mejor lugar en el planeta para gritar "¡Brasil campeón!" que el Maracaná. Así lo hizo Neymar en la final masculina del fútbol olímpico en Rio-2016, dos años después de la vergonzosa eliminación de la 'Seleçao' en la Copa del Mundo de la que fue anfitriona.

La medalla de oro olímpica, el único título que se le resistía a Brasil, finalmente fue a parar a la galería de los pentacampeones del mundo y con el astro del París Saint-Germain como protagonista de una dramática definición por penales que la 'Canarinha' ganó 5-4 a Alemania (1-1 en 120 minutos).

Por ese entonces en filas del Barça, Neymar se encargó de la última ejecución. La cuenta iba 4-4 y se había cerrado para la 'Mannschaft' al desperdiciar el quinto cobro.

La larga procesión del '10' desde la bomba central del campo al punto penal fue acompañada por un silencio estremecedor de las 67.000 almas presentes en el Maracaná. Quizás el mismo mutismo que por breves minutos se apoderó de los 210 millones de brasileños expectantes en sus hogares.

Neymar besa la pelota, la acomoda en el punto blanco y da nueve pasos hacia atrás para tomar impulso. Suena el silbato y es todo Brasil el que sale en carrera metido en el cuerpo de su ídolo para pegarle al balón.

"¡Goool!... ¡Oro olímpico!... ¡Brasil campeón!".

El cielo de la 'Cidade Maravilhosa' se tiñó de dorado la noche del 20 de agosto de 2016. Y Neymar, consagrado en la mesa de los dioses del Olimpo, tuvo el placer de vengar a su 'Seleçao', humillada por Alemania en su casa con un doloroso 7-1 en las semifinales del Mundial-2014.

- Una 'mini' Copa del Mundo -

Cuando la FIFA y el Comité Olímpico Internacional (COI) acordaron cambiarle la cara al torneo de fútbol masculino de los Juegos de verano para hacerlo más atractivo, Latinoamérica comenzó a mirar con mayor interés la posibilidad de pelear por las medallas en juego.

Fue así como en Los Angeles-1984 se permitió a las confederaciones menos desarrolladas por ese entonces que participaran con seleccionados integrados por jugadores profesionales, mientras que la restricción aplicaba para la UEFA y la Conmebol, que debían hacerlo con combinados juveniles.

Para Barcelona-1992 la norma cambió y se decidió que el torneo fuera disputado por jugadores no mayores a los 23 años, a excepción de tres mayores de edad en todos los combinados. La imagen del torneo de inmediato cambió y cobró una fuerza importante dentro del programa olímpico.

Argentina en Atlanta-1996 se quedó con la presea de plata al perder 3-2 la final con Nigeria. Diego Simeone, José Chamot y Roberto Sensini fueron los 'adultos' de la albiceleste Sub-23, que, entre otros, tenía a Hernán Crespo, goleador del torneo con 6 anotaciones; Roberto Ayala, Ariel Ortega y Marcelo Gallardo.

Brasil, medallista de bronce, se dio el lujo de contar con Ronaldo 'el Fenómeno', Roberto Carlos, Bebeto -también goleador con 6-, Rivaldo y el golero Dida.

Chile no se quedó atrás y ganó el bronce en Sídney-2000 con Iván Zamorano como el 'papá' de La Rojita sub-23.

- Oro latinoamericano -

Latinoamérica vivía del recuerdo con las medallas de oro de Uruguay en París-1924 y Amsterdam-1928 hasta cuando Argentina ganó la dorada de Atenas-2004 con Marcelo Bielsa como entrenador y Carlos Tevez, Javier Mascherano, Javier Saviola y Andrés D'Alessandro como las figuras sub-23 del plantel.

Roberto Ayala, Gabriel Heinze y Cristian 'Kily' González fueron los tres mayores de la Albiceleste con sobrada experiencia internacional.

La buena cosecha continuó en Pekín-2008 para Argentina. Una nueva dorada llegó de la mano de un tal Lionel Messi, acompañado por sus amigos Sergio Agüero, Ángel Di María y Ezequiel Lavezzi. Mascherano, Juan Román Riquelme y Nicolás Burdisso fueron la cuota adulta de la Albiceleste.

En Londres-2012 cantó el mariachi. México ganó el oro al vencer 2-1 al favorito Brasil, que tenía en filas a un jovencísimo Neymar, pero resguardo por Thiago Silva, Marcelo y Hulk como los 'grandes' de la Canarinha.

En el 'Tri' los mayores fueron el golero Jesús Corona, el defensor Carlos Salcido y el delantero Oribe Peralta. Giovani dos Santos fue la figura del combinado azteca.

Y Rio-2016 se resume simplemente en la noche 'doradinha' de Neymar en el Maracaná.

cl/ol

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario