AFP

La incógnita Zemmour agita Francia a siete meses de la presidencial

¿El polemista Éric Zemmour concurrirá a la elección presidencial de 2022? Esa incógnita agita el debate político en Francia, donde su eventual candidatura, impulsada por su hiperactividad mediática, preocupa a la derecha y hace temer un efecto Trump.

¿El polemista Éric Zemmour concurrirá a la elección presidencial de 2022? Esa incógnita agita el debate político en Francia, donde su eventual candidatura, impulsada por su hiperactividad mediática, preocupa a la derecha y hace temer un efecto Trump.

Famoso por sus críticas a la migración y al islam, este ensayista de 63 años, adepto de los platós de televisión y de las tertulias radiofónicas, no esconde desde hace tiempo su intención de optar a la presidencial, aunque evita por el momento confirmarlo.

"No tengo miedo. Simplemente quiero escoger mi momento", reconoció el fin de semana en la cadena pública France 2, afirmando que su intención es imponer sus temas. "La presidencial se juega alrededor de una idea (...) y hay que imponerla".

Y temas no le faltan. A su juicio, "Francia está en peligro de muerte" y en 2050 será "una República islámica" a causa de los musulmanes; y los menores de origen migrante son "ladrones", "asesinos", "violadores" y "hay que expulsarlos".

Aunque sus declaraciones le han valido dos condenas judiciales por incitación al odio racial, sus temas acaparan el debate político de cara a la presidencial, como reconoce él mismo y representantes del partido centrista gobernante.

"Zemmour piensa que la política es un timo. Para mí, la política es ocuparse de la vida diaria, de obtener resultados, no de lanzar anatemas, polémicas (...) No es tomar como rehén el debate público", dijo el miércoles a L'Opinion la ministra Amélie de Montchalin.

Para el profesor de la universidad Paris Dauphine, Samuel Bouron, Zemmour retrasaría su anuncio para "aprovechar el mayor tiempo posible su condición de editorialista". Pero "ganar audiencia no es lo mismo que ganar las elecciones", advierte.

"Ahora, habla de los temas que escoge, pero si es candidato, deberá responder a preguntas sobre economía, educación", abunda Bernard Sananès, del instituto Elabe, y se arriesgará así a "ser reducido a su posición de extrema derecha", según Bouron.

El miércoles, en una tensa entrevista en la radio RMC, ya evitó responder a preguntas sobre el costo de vida, asegurando que "por el momento no es candidato" y reconduciendo su respuesta a su "obsesión", en palabras del entrevistador: la inmigración y Francia.

- La "ilusión" Zemmour -

A la espera de su anuncio, sus eventuales rivales no dudan en reciclar sus temas. La ultraderechista Marine Le Pen aseguró el sábado que la presidencial será "una elección de civilización" y advirtió de la "dilución de Francia" por la migración.

Incluso, el exnegociador europeo del Brexit, Michel Barnier, que busca ser el candidato de Los Republicanos (derecha) a la elección, propuso suspender entre tres y cinco años la inmigración extraeuropea, mientras Francia se dota de una mayor "soberanía jurídica".

Con un 8% a 10% de intención de voto según los últimos sondeos, Zemmour le arrebataría votos a Le Pen en primera vuelta, pero no le impediría pasar al balotaje de nuevo contra el centrista Emmanuel Macron como en 2017, que saldría reelegido.

La líder de Agrupación Nacional (RN), no obstante, prefiere marcar su territorio. "Le dije [a Zemmour] que no comparto la teoría según la cual Francia espera un Trump", declaró, en referencia al magnate Donald Trump que acabó presidiendo Estados Unidos.

Sin embargo, sus estrategias se parecen. El ensayista debe publicar el jueves su nuevo libro "La France n'a pas dit son dernier mot" (Francia no dijo su última palabra), cuya portada parece un guiño a la de un libro de Trump publicado en 2016.

Además, llama a sus partidarios a seguirlo en redes sociales después que, a raíz de una decisión del Consejo Superior Audiovisual por su eventual candidatura, la cadena CNews prescindiera de su participación diaria pese a reunir unos 700.000 espectadores de media.

Bouron, sociólogo especialista de la extrema derecha, cuestiona no obstante que Francia viva un escenario como en Estados Unidos, con la elección en 2016 de Trump, o en Italia, con el éxito del Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo en 2018.

Ante la "ilusión" Zemmour, el investigador apunta a la tradición periodística francesa, de "contextualizar la información política", y al "cordón sanitario" político que aísla a la ultraderecha en segunda vuelta y que "aún existe", aunque "menos sólido".

Este hombre casado y con tres hijos, criado en el seno de una modesta familia judía de origen argelino y autor de varios libros, comenzó su carrera como periodista político, aunque empezó a ser conocido en los años 2000 con su participación en televisión.

tjc/me

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario