SociedadDía Mundial del Síndrome de Down

La historia de Magda: una puerta hacia la educación inclusiva

Magdalena se dedicará a la fotografía. Su madre se dedicó a promover la educación inclusiva en las instituciones uruguayas.

Magdalena tiene 19 años y estudia bachillerato artístico en un colegio privado. Luego de terminar la secundaria, decidió estudiar Comunicación visual y vincularse a la fotografía. Desde paisajes hasta personas, Magda disfruta de capturar momentos y aseguró que saca "muy buenas fotos".

Magda es la menor de tres hermanos, sus padres se enteraron que tenía Síndrome de Down cuando ella nació. “Recibimos el apoyo de mucha gente y enseguida empezamos con la estimulación temprana”, dijo Mercedes a Subrayado.

Mercedes, junto con otras madres, comprobaron que en varias instituciones educativas existía un vacío en cuanto al conocimiento y la formación sobre la educación inclusiva.

Esto, la motivó a emprender el camino de trabajar en la inserción educativa y a crear ProEDU, con el fin de promover el derecho a la educación inclusiva de las personas con discapacidad.

“El objetivo es poder apoyar a los docentes y a las instituciones educativas, en escuelas para todos” sostuvo Mercedes.

Uruguay ratificó en 2008 la convención de los derechos de las personas con discapacidad, la cual asegura que todas las personas con discapacidad tienen derecho a la escuela que elijan sus padres.

En 2017 se firmó el protocolo de actuación para la inclusión de las personas con discapacidad en el sistema educativo. Lo que significa que todas las personas con capacidades diferentes tiene el derecho a elegir cualquier institución formal o informal, pública o privada.

Mercedes explicó a Subrayado que es difícil conocer si los protocolos y convenciones se cumplen, porque no hay datos a nivel nacional. “Siguen existiendo muchos casos en los que no aceptan a los niños con discapacidad o te ponen exigencias que son inaccesibles”, dijo Mercedes.

EDUCACION INCLUSIVA

Dejá tu comentario