Carnaval 2017

La Clave y Zíngaros, lo mejor de anoche en el Teatro de Verano

Con entradas agotadas se llevó a cabo una nueva etapa en la que la murga de San Carlos y los parodistas de Pinocho Sosa, confirmaron que estarán en la definición.

“La Clave” ya no se puede considerar una sorpresa, volvió a cautivar al público del Teatro de Verano como lo viene haciendo en todos los tablados de Montevideo.

Es una propuesta ambiciosa a la que no le falta nada, muy buen coro, excelente puesta en escena, crítica política dura en su contenido y artísticamente impecable, humor cantado que es lo más difícil de lograr en una murga, un estupendo marco visual gracias a una escenografía y un vestuario ingeniosos, sugerentes y adecuados.

Es un espectáculo parejo en su rendimiento y eficacia que no cae en ningún momento consiguiendo una formidable interacción con el público.

Tendrán un lugar en la definición y es una de las favoritas.

“La Línea Maginot” presentó un repertorio con varios aciertos en materia de crítica, denuncia, sátira y humor.

Dejó un indudable sabor ochentoso buscado desde la forma de cantar hasta el vestuario y el maquillaje.

Esta inclinación por un estilo tradicional no fue obstáculo para que la murga abordara los temas más actuales con una mirada original en la mayor parte de su actuación.

El coro funcionó bien dirigido por Marco González aunque las exigencias de la puesta en alguna ocasión conspiraron contra un mejor rendimiento.

Se suma a la lista de murgas que pelean un lugar entre las 10 mejores.

“Zíngaros” brindó un gran espectáculo en materia musical gracias a sus excelentes cantantes y a la labor del coro que estuvo en un gran nivel.

En buena parte del show se apela a las canciones transformando el espectáculo en una verdadera comedia musical en varios pasajes.

La parodia sobre Drácula funciona mejor que la de Don Quijote porque tiene mejores situaciones humorísticas.

Todos los actores tuvieron buen rendimiento destacándose Christian Amacoria en su papel de Drácula y de Ledis Panchito Araújo que es el responsable de los mejores momentos de comicidad en la primer parodia.

En el Quijote, por opción propia, deciden transitar caminos algo alejados del humor.

Los parodistas de Pinocho Sosa disputarán una vez más los principales lugares de la categoría.

Dejá tu comentario