Nacional

Julio Castro había sido maestro de escuela del "Goyo" Álvarez

La esposa del militante le escribió al dictador sin ningún resultado. La crónica de la muerte y desaparición. La dictadura informó que se había ido del país "en Pluna"

 

El maestro y periodista Julio Castro fue secuestrado a los 68 años de edad, en la vía pública. Fue detenido en la mañana del 1º de agosto de 1977, cuando salía de la casa de un amigo, en la calle Francisco Llambí esquina Rivera. 

En ese momento fue trasladado a un centro clandestino de detención ubicado en la Avenida Millán 4269, conocido como La Casona, donde falleció a consecuencia de las torturas sistemáticas.

De acuerdo a una investigación del periodista Roger Rodríguez, el ex agente del Servicio de Información y Defensa (SID) Julio César Barboza, confesó en 1985, a la salida de la dictadura, que él había sido uno de los que secuestró a Julio Castro. Barboza narró que el oficial principal Juan Ricardo Zabala, un policía en comisión, le ordenó acompañarlo en un operativo y fue entonces cuando secuestraron a Julio Castro.

Debido a la repercusión que tuvo la noticia a nivel nacional e internacional, la dictadura decidió orquestar una segunda desaparición. El 4 de octubre de 1977 se publicó un comunicado en El País que afirma que Julio Castro había abandonado el país en un vuelo de Pluna hacia Buenos Aires. Un periodista que viajaba en ese avión constató que Castro no iba a bordo y que también viajaban otras dos personas con ese mismo nombre.

La esposa de Julio Castro mandó una carta al Gral. Gregorio Álvarez, pidiendo por él pero no hubo respuesta. Castro había sido maestro de escuela del dictador en la Escuela Sanguinetti de la avenida 8 de octubre.

Con la asunción de Julio María Sanguinetti, la familia pudo presentar una denuncia penal por la desaparición el 28 de junio de 1985 pero no tuvo mayores repercusiones y con la aprobación de la Ley de Caducidad las actuaciones quedaron congeladas.

En 2003 la Comisión para la Paz consideró que los restos de Castro habían sido enterrados en el Batallón 14 y en 1984 fueron exhumados y tirados al Río de la Plata. 

Dejá tu comentario