Nacional

Juicio a Salud Pública por bebé con hipoxia en parto inducido

El bebé sufrió una parálisis cerebral por falta de oxígeno. La defensa opina que los médicos dieron una dosis mayor de oxitocina. Piden 1.2 millones de dólares

Padres de niña con parálisis cerebral demandan a ASSE por 1,2 millones de dólares.

La familia oriunda de San José entabló una demanda civil contra la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). La demanda se sustancia ante el Juzgado de la Contencioso Administrativo de 1er. Turno de Montevideo.

 Se trata de un caso de presunta mala praxis médica, que provocó que su hija naciera con parálisis cerebral, informó el diario Primera Hora de San José.

También se demanda a los médicos del nosocomio ante el  Juzgado Letrado de 1ª Instancia de San José.

La semana pasada se realizaron dos audiencias: una el miércoles y otra el viernes, donde declaró el personal médico y los técnicos.

El 13 de marzo habrá una instancia donde declararán los padres.

El dinero que reclaman los padres es para los gastos médicos que la niña necesitará de por vida. Actualmente es atendida en la Fundación Teletón.

CÓMO PASÓ TODO. El hecho ocurrió el 2 de setiembre de 2009. Ese día, a las 8 de la mañana, Florencia Vittete ingresó al hospital de San José en trabajo de parto .

Seis horas después, el personal médico de sala decidió aplicar una dosis de la droga Oxitocina, que se utiliza para inducir el parto.

Sobre las 20 horas, aplicaron una segunda dosis de la droga, según informó Franklin Fuentes, abogado de la familia.

A las 23 horas la mujer dio a luz. Sin embargo, durante el trabajo de parto la bebé sufrió una hipoxia (falta de oxígeno) generando un síndrome hipóxico isquémico (parálisis cerebral).

"Los partos inducidos químicamente son considerados de alto riesgo. Las normas del Ministerio de Salud Pública que en estos partos tienen que ser controlados por un ginecólogo y que el bebé tiene que ser recibido por un pediatra", señaló Fuentes.

El  abogado dijo que la profesional llegó por lo menos media hora después.

Un peritaje realizado por el Instituto Técnico Forense (ITF) es contundente sobre la responsabilidad de los médicos, aseguró el defensor.

 El ITF dice que se creó un riesgo innecesario al inducir el parto.

Según Fuentes, hasta el momento del parto el embarazo era normal.

La madre se había realizado doce controles previos al parto y en ninguno de ellos se detectó una situación irregular.

Dejá tu comentario