Policialescaso Lola

Jueza procesó con prisión al "Cachila" por el homicidio de Lola Chomnalez

Rossana Ortega dictó procesamiento por la presunta comisión del delito de homicidio agravado por la alevosía

La jueza Rossana Ortega procesó al cuidacoches de 33 años apodado “el Cachila” como coautor de un delito de homicidio agravado por alevosía en calidad de co autor, en el caso de la muerte de Lola Chomnalez, ocurrida el 28 de diciembre de 2014 en Valizas, Rocha.

Por un delito de estas características el hombre podría permanecer, en caso de ser condenado, un máximo de 30 años en prisión.

La jueza consideró que el delito estuvo agravado de acuerdo a lo que indica el numeral 6 del artículo 47 del código penal: por "abusar de la superioridad del sexo", por el uso de armas, o porque el ofendido -en este caso Lola- "no pueda defenderse" con chances de sobrevivir.

De esta manera, y tras varias horas de análisis del caso, la jueza dio lugar al pedido fiscal Jorge Vaz.

Aquí el documento completo:

El fiscal aseguró en su pedido de procesamiento que el relato de "el Cachila" lo ubica en la escena del crimen de Lola.

Pidió la coautoría porque la sangre encontrada en el cuerpo de la joven no coincide con la de él. Sin embargo, Jorge Vaz -el cuarto fiscal a cargo del caso- no tiene dudas que este riverense, que reside en el balneario, formó parte de los hechos.

Quién es "el Cachila"

Este hombre ya había sido indagado cuatro años atrás. Después de ser liberado volvió a Rivera, y desde hacía un tiempo estaba de regreso en Valizas. No obstante cuando comenzaron a sonar las alarmas de la reactivación del caso Chomnalez "El Cachila" se había ido a Rivera y allí fue a buscarlo la Policía.

Desde que asumió en febrero, Vaz tomó el caso Chomnalez como una prioridad a partir de una relectura de los expedientes.

A su vez, los padres de la víctima agitaban en Buenos Aires por un nuevo envión para la causa. Se entrevistaron con autoridades en Uruguay y trajeron nuevas pruebas que se sumaron a las que ya estaban. "Los culpables están en Valizas", dijo Adriana Belmonte, la madre de Lola.

"El Cachila" siempre fue la base de la explicación que ellos encontraban a lo que pasó.

En 2015, él admitió que se encontró con Lola en la playa a eso de las tres de la tarde.

Venía de Aguas Dulces y ella caminaba hacia allá. ""Hola amiga, tengo estampitas".

Por entonces, "El Cachila" vendía lo que el llamaba "estampitas del amor", según dijeron algunos de sus allegados.

Luego el relato entra en una serie de inconsistencias. Señaló que Lola se sintió mal e intentó llevarla debajo de un árbol. Como se desmayó, él se asustó y se fue del lugar.

En otra ocasión sostuvo que volvió, le tomó el pulso y se dio cuenta que ya muerta.

"El Cachila" no sabe explicar por qué no hizo la lógica: arrimar a Lola a un lugar con más gente, buscar ayuda médica. Estaba a unos 1.400 metros en línea recta de Valizas.

El dictamen del fiscal sostiene que uno o más individuos obligaron a Lola a salir de la playa hacia la zona boscosa. Presume que no necesariamente hubo intención de matar. Pero de lo que no tiene dudas es que detrás de la intimidación física hubo un móvil sexual.

Las pruebas señalan que había dos cortes en el brazo derecho, una herida cortante y otra punzante". También presentaba un golpe en la cabeza.

El fiscal Vaz afirmó que "El Cachila" no estaba solo allí. A pesar de su juventud la víctima era más alta y tenía una condición atlética superior a la del detenido.

En esta nueva hipótesis había una o dos personas más. El ADN encontrado en el pareo de Lola sigue siendo parte del rompecabezas que se intenta completar.

La no coincidencia con el ADN "El Cachila" lo dejó libre. Su endeble relato estaba explicado por su condición personal y por el maltrato policial que dijo haber recibido en su momento.

Vaz entendió que no es condición suficiente que no haya rastos suyos ni en el pareo ni en la documentación hallada al lado de la joven.

Algo que lo convenció es la notable descripción que hizo del lugar donde fue hallada muerta Lola Chomnalez. También sus otras descripciones coinciden: la mochila, las pertenencias.

Otro dato esclarecedor es que él narra que la joven cayó de rodillas antes de perder el sentido un dato consistente con los rastros encontrados en la escena. Es un dato importante ya que las pericias indican que Lola ya estaba sangrando en ese momento.

Dejá tu comentario