InternacionalesLorena Bobbitt

John y Lorena Bobbitt, a 25 años de la castración más famosa de la historia

En tiempos de #MeToo se lanza un documental sobre un hecho que conmovió al mundo. ¿Qué es de la vida de los dos protagonistas?

Hace 25 años una mujer le cortó el pene a su pareja, un marine estadounidense, y la historia recorrió el mundo.

El hombre terminó en el quirófano y la cirugía restauradora de su aparato genital le dio un seguimiento a la noticia que duró meses, incluso años.

Al incidente y la operación, le siguió un juicio televisado para millones de personas en el mundo entero, antes siquiera que alguien soñara con redes sociales.

Luego, cada tanto, llegaban historias de las nuevas proezas sexuales de John Bobbitt.

Fue la castración más famosa de la historia y tenía todos los condimentos para transformarse en un hito.

La mujer que hizo eso se llama Lorena y le da nombre a un documental de próxima aparición en Amazon.

Embed

Lorena Gallo había nacido en Ecuador en 1980. Tenía 18 años cuando conoció al militar Bobbitt, de 21 años. Era su primer novio.

Cuatro años después estaban casados y él la maltrataba a tiempo completo. Algunos días solía violarla.

La noche del 23 de junio de 1993, Lorena, agotada y poseída por la rabia, se armó con un cuchillo de cocina y castró a su marido mientras dormía.

La joven peluquera fue sobreseída por la justicia en un fallo histórico.

La serie tiene cuatro capítulos de una hora, disponibles ya en la plataforma y producidos por Jordan Peele (ganador del Oscar con "Déjame salir").

El relato es revisado ahora con perspectiva de los tiempos del #MeToo.

El hecho ocurrió en un tiempo especial, en el que sobrevivía una fuerte cultura de tolerancia a la violencia machista.

Por otra parte, Estados Unidos acababa de aprobar una ley sobre este tema que abordaba en un capítulo las violaciones dentro del matrimonio.

El documenta refresca la cobertura mediática y los dos juicios por los que debieron pasar los integrantes de la pareja.

El primero de ellos -poco recordado- fue contra John por agresión sexual.

Bobbit salió libre de responsabilidad. Las imágenes recuerdan los argumentos de Lorena. Fueron dichos que le jugaron en contra, y que su abogado atribuyó a su escaso manejo el inglés.

Dijo Lorena: "Él siempre tiene un orgasmo y no espera a que yo tenga uno. Es egoísta".

A ese testimonio se sumaron otras dudas: ropa interior rasgada, que supuestamente probaban la violación, pero que un científico forense de la defensa insistió en que habían sido cortadas con tijeras.

John Bobbitt solo admitió haber empujado a su mujer un par de veces para impedir que ella le golpeara a él. Lorena pesaba 43 kilos, mientras que él era un soldado entrenado de 90 kilos.

E el segundo juicio Lorena es juzgada por agresión.

Por el estrado pasaron decenas de personas que habían sido testigos de los malos tratos.

Unos amigos de John reconocieron que este les había dicho que, al practicar sexo, “le excitaba” forcejear a las mujeres y que suplicaran por piedad.

La abogada preguntó al jurado: “¿Qué tiene más valor para ustedes? ¿Un pene o una vida?”. Gallo fue declarada no culpable por haber actuado bajo un estado de “perturbación mental temporal”.

El documental tambièn recuerda los chistes de los late night show.

Algunos enunciados eran de baja calaña: “Qué bueno que encontraron el miembro, hubiera sido raro verlo en un cartón de leche” . Un dato aclaratorio: allí solían mostrarse retratos de desaparecidos en Estados Unidos.

otro chiste que se ve en TV: “El menú de hoy está patrocinado por Lorena Bobbitt: salchichas a la parrilla”.

Aún hoy Lorena no entiende por qué se reían de su sufrimiento. Imaginen lo que sería al día de hoy con redes como Twitter o Facebook, donde anónimos pueden bromear con escasa probabilidad de ser identificados.

John Bobbit se convirtió en celebridad.

La cirugía peneana fue también su billete a la industria del porno. Como celebridad, Bobbitt ofició casamientos en Las Vegas e intentó por todos los medios en convertirse en "artista".

No tuvo suerte. Algunas cosas no cambiaron para el: fue preso en varias ocasiones por agredir a mujeres.

Una de sus victimas dijo a cámara que Bobbitt la acusaba de aprovecharse de su "fama",

Lorena, que se volvió a casar y tiene una hija, fundó Lorena's Red Wagon, una fundación dedicada a ayudar a supervivientes de violencia doméstica.

Ahora acepta las bromas en los programas de televisión.

En las escenas finales se ve a Lorena rodeada de cartas. Son misivas enviadas por John Bobbitt a lo largo de los años.

Algunos de esos sobres siguen sin ser abiertos. Pero, a manera de muestra, da a conocer algunos textos en los que le plantea ideas descabelladas como volver juntos, tener un hijo y vender la exclusiva por millones a los medios masivos.

En algunas cartas, John le dice que sigue siendo "el amor de su vida".

Y en otras, admite que no era un buen partido.

“¿Recuerdas cuando me dijiste una vez que no sabía tratar a las mujeres? Bueno, tenías razón”.

Dejá tu comentario