AFP

Irak en los Juegos Olímpicos, lo importante es participar

La última vez que Irak logró una medalla olímpica fue en los Juegos de Roma-1960. La esperanza de lograr una segunda es un sueño lejano para el puñado de deportistas que irá a los Juegos de Tokio, obligados a entrenar por teléfono.

La última vez que Irak logró una medalla olímpica fue en los Juegos de Roma-1960. La esperanza de lograr una segunda es un sueño lejano para el puñado de deportistas que irá a los Juegos de Tokio, obligados a entrenar por teléfono.

Para lograr su billete a los Juegos, Mohammed Ryadh, que participará por segunda vez en remo, y la atleta Dana Hussein, especialista en los 200 m., han tenido que enfrentarse a los problemas adicionales derivados de la pandemia.

"Tengo un entrenador francés y a causa del covid-19 no ha podido venir a Irak, me ha enviado sus instrucciones por mensajes y los debía seguir solo", explicó a la AFP este iraquí de 27 años.

"El objetivo es únicamente participar en los Juegos porque sabemos que en la medalla no merece la pena pensar", añadió, recibiendo a la AFP en su modesto lugar de entrenamiento, a orillas del río Tigris en Bagdad.

- Pagar sus gastos -

Vincent Tassery, su entrenador desde 2012, ya le llevó a los Juegos de Rio 2016. Aquel año 21 deportistas iraquíes acudieron a la cita, en disciplinas como el fútbol, el judo, el boxeo, el remo o el atletismo.

Este año, además de los dos clasificados, otros dos se han beneficiado de las derogaciones de sus federaciones. Con marcas cercanas a la mínima olímpica, el corredor de 400 metros Taha Hussein y la especialista de pistola de aire comprimido 10 metros Fatima Abbas también estarán en la capital japonesa.

Con solo cuatro deportistas en Tokio, Irak, sus 40 millones de habitantes y su comité olímpico, un tiempo congelado por diferencias legales y políticas, tendrán la participación más baja de su historia.

Dana Hussain, de 35 años, se clasificó en el último minuto para los Juegos al lograr la medalla de oro en los 200 m en los campeonatos panárabes de atletismo en Túnez.

"Lo que es triste es que justo después de regresar a Irak, a las autoridades les da igual", relata a la AFP tras su triunfo.

"Hace un año y medio que lucho para ir a Tokio, he tenido que pagar numerosos gastos para entrenarme en el extranjero porque la federación de atletismo tiene medios muy limitados", añade.

Además, la ausencia de equipamientos en un país que desde 1980 vive una sucesión de guerras, embargos y todo tipo de atentados que lo han destruido.

- Un comité recién restituido -

Su comité olímpico acaba de ser restituido al completo. Antes de la caída de Saddam Hussein en 2003, era el hijo del dictador, Oudai, el que lo dirigía. Como represalia, tras la invasión dirigida a los estadounidenses, esta institución fue disuelta, como todas las que estaban ligadas al régimen derrocado.

El comité -reconocido por las instancias mundiales desde 1948- ha seguido guiando las actividades de Irak ligadas a los Juegos, pero su marco legal no ha estado siempre definido.

El parlamento iraquí finalmente votó en 2020 una ley que regulariza sus estatus, devolviendo al comité el control de los millones de dólares que le otorgan cada año los presupuestos estatales.

Y en marzo se dotó al fin de un presidente: el exfutbolista internacional Raad Hammoudi, poniendo fin a los interrogantes que amenazaban la participación del país en Tokio.

"Ahora hace falta una hoja de ruta de largo recorrido, dinero, equipamientos e infraestructuras deportivas modernas", señaló Dana Hussain.

Pero sobre eso reflexionarán más tarde los iraquíes que acuden a Japón. Por el momento el objetivo inmediato es Tokio.

kj/sbh/pm/gh

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario