Nacional

Intendente se queja de los trolls que ensucian el debate en redes sociales

Los insultos y los infundios crecen al ritmo de la conectividad. La gestión pública y las campañas políticas cada vez más en alerta

El intendente Daniel Martínez se quejó públicamente de los trolls, es decir usuarios de las redes sociales que envían mensajes con insultos o amenazas a través de cuentas falsas o reales.

Según el jefe comunal, de los últimos 600 seguidores de su cuenta, unos 500 son cuentas falsas.

"Desde el pasado domingo han utilizado (esas cuentas) para agredir" afirmó.

El tema se vio reflejado este martes en El País, que utilizó esta anécdota para abordar la violencia y los mensajes de odio a través de Twitter, facebook y otras redes.

El posteo de Martínez -que tiene más de 22.000 seguidores- obtuvo cientos de "Me Gusta", comentarios y retweets.

El dirigente socialista -a quien muchos señalan como precandidato presidencial- estuvo particularmente alerta sobre este asunto en las últimas horas, mientras se recuperaba de una enfermedad, explicaron sus allegados.

Desde que asumió como intendente, Martínez está muy activo en las redes sociales, respondiendo al instante los planteos de los vecinos. tomando decisiones sobre la base de lo que se denuncia en materia de limpieza, tránsito y otros temas sensibles para la población.

Mientras recibía apoyos y críticas, intervino el director de Comunicaciones de la Intendencia de Montevideo Marcelo "Lolo" Visconti.

Este funcionario contó que la comuna no bloquea a ningún usuario, algo que podría hacer porque está dentro de las atribuciones de los dueños de cuentas.

Visconti dijo que nunca se tomarán medidas extremas, salvo que se "obstaculice la misión de comunicar" del organismo a través de las redes.

Desde la cuenta oficial de la Intendencia se reciben los mensajes, pero no se les comenta. . Alguna vez se ha "faveado" (indicar como favorito) algún comentario, lo cual genera tendencia en la red social, sobre todo si la cuenta es muy seguida., colocando las crpitica y cuestionamientos en el foco del debate.

Un mensaje de una ciudadana identificada como Mili Cruzado despertó su curiosidad. ""Mi cuenta es verdadera, cuando pueda mande una cuadrilla a juntar la basura. Gracias", escribió arrobando al intendente.

Visconti le respondió directamente: "¿Dónde está ese problema Mili?. pasá una dirección y lo paso a Limpieza".

Pero inmediatamente después alguien identificado como Tuama Salim escribió: "Creo que el comentario de Mili apunta a un problema global que no para de empeorar. Imagino que se están trazando estrategias serias...Y no caer en un twwet demagogo y facilista. El tema basura es un debe de la Intendencia y sería bueno que hagan algo serio para mejorarlo".

Una de as buenas noticias de las redes sociales es que el ciudadano (utilice un nombre real o ficticio) puede hablar con jerarcas públicos sin intermediarios y sin esperas.

Visconti le respondió a Tuama Salim: "¿Te parece que la ciudad está cada vez peor? Arriba!".

"Arriba" es el slogan nuevo que la comuna montevideana está utillizando para buscar la complicidad del ciudadano a la hora de depositar los residuos y ciudar la ciudad.

Como parece usual en las redes sociales, el tema derió hacia otras disquisiciones más políticas.

Otro usuario apuntó hacia Martínez directamente: "Es el Plan Atlanta, Daniel. Vos sos perfecto. El FA es perfecto. El país está perfecto. No hay basura. No hay chorros. ¡No hay corrupción!"

El usuario, tampoco identificado, ironizó sobre un tema para expertos: el Plan Atklanta, o sea las denuncias aparecidas en el diario oficialista La Tepública -hechas por un dirigente dominicano- respecto a que los partidos de derecha de América Latina llevan a cabo un plan desestabilizador de las democracias que han estado o son gobernadas por partidos progresistas.

Ponen como ejemplos la caída de Lugo en Paraguay, la campaña de desprestigio contra Lula, o la promoción de movimientos opositores en Venezuela.

Los trolls y los haters (odiadores) son una realidad en casi todos los temas y para casi todos las personas públicas.

Troll es un vocablo en inglés que remite a un estilo de pesca, por lo que el término aplicado a internet significa algo así como "morder el anzuelo", toda una declaración de principios.

En el ámbito político, hay un convencimiento creciente de que las campañas de resuelven en las redes sociales.

Así que buena parte del debate se lleva a cabo con la utilización de identidades falsas que se pueden comprar si los que montan las campañas no tienen tiempo de abrir las cuentas ellos mismos.

Todas las cuentas están relacionadas a una dirección de e-mail. Abrir cada una es un trabajo manual y personalizado.

Pero un software alcanza para actualizar esas cuentas y tenerlas activas.

El experto en videojuegos, Gonzalo Frasca, es mencionado por El País, alguien se se viene preguntando en voz alta sobre la existencia de este tipo de herramientas.

"A ustedes también de golpe los empezaron seguir bots que parecen locales? ¿Alguien está probando chiches nuevos?"

Bots son programas informáticos que imitan el comportamiento de una persona. Se usan para Twitter y para incrementar los seguidores (inexistentes en realidad) en sitios webs.

El martes 11, el líder colorado Pedro Bordaberry mencionó algo similar en la red: "impresionante como el invierno trajo tantos usuarios falsos a las redes".

El semanario Búsqueda confirmó que estos perfiles de usuarios también siguen a otros políticos como Luis Lacalle Pou, Edgardo Novick, Jorge Larrañaga o Raúl Sendic, entre otros.

LA "USINA K"

En Argentina, la revista Noticias denunció que en pleno auge del kirchnerismo, el gobierno creó una oficina a la que se denominó Usina K para defender la gestión y enlodar adversarios desde las redes sociales, según informó El Observador en su momento.

Una investigación periodística del programa de Lanata, del año 2012, reveló la existencia de 400 cuentas falsas en Twitter, que eran utilizadas para enviar mensajes a favor de Cristina Fernández

Según el ingeniero que dirigió la investigación, Juan Carlos López, las personas utilizaban un programa especial para acelerar la creación de los trending topic a favor de la gestión de Fernández. De ese modo hacían masivas las proclamas “pro Cristina”.

Las fotos falsas fueron descubiertas mediante una aplicación de Google que permite copiar los códigos de origen de las imágenes y determinar de dónde salieron.

La foto de la cuenta de Twitter de Juna Cruz Geler (@gelercruz) pertenencía al cantante español Mario Álvarez, ganador en 2009 del reality show Operación Triunfo en su edición española. La imagen del usuario Diego Pierelli (@DiegoPierelli), que ya no está online, era la de un ingeniero italiano, Roberto Grette.

Ambos usuarios se presentaban como argentinos y defensores del modelo kirchnerista. Lanata dialogó vía Skype con Álvarez y Grette para consultarles del caso y ambos confirmaron que no tenían conocimiento del hecho.

 

Dejá tu comentario