Institución de DDHH: “no se utilizó la fuerza contra los jóvenes ocupantes”

El informe de la Institución dice también que no hubo uso “abusivo o excesivo” de la fuerza por parte de la policía en desalojo del Codicen.

25 de septiembre de 2015, 19:00hs

 

La Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) presentó un informe de todo lo ocurrido el martes antes, durante y después del desalojo del edificio del Codicen, ocupado por estudiantes.

En este informe la Institución que se encarga de velar por los derechos humanos en Uruguay sostiene que “no se utilizó la fuerza contra los jóvenes ocupantes” y que “objetivamente no existió, por parte de las fuerzas policiales, un uso sistemático, masivo e intencional de la fuerza abusivo y/o excesivo”.

“En el caso del desalojo de los estudiantes que ocupaban el CODICEN, según la información recogida por parte de la INDDHH de fuentes absolutamente confiables vinculadas a la actividad docente presentes en el lugar, no se utilizó la fuerza contra los jóvenes ocupantes. En el exterior del edificio, pudo observarse que la intervención de la Guardia Republicana no se dirigió al grupo de estudiantes ocupantes (que ya no se encontraban en el lugar), sino, como ya se señaló, se centró en el grupo de manifestantes, muchos adultos y con rostros cubiertos, que enfrentaron con extrema violencia al personal policial”, dice el informe.

“Desde el punto de vista de la INDDHH, y sin perjuicio de nuevos elementos de juicio que permitan fundar una opinión en contrario, en el enfrentamiento con los manifestantes sobre Av. del Libertador y alrededores, objetivamente no existió, por parte de las fuerzas policiales, un uso sistemático, masivo e intencional de la fuerza abusivo y/o excesivo y, por tanto, contrario a las normas y estándares nacionales e internacionales en la materia. No se utilizaron elementos de mayor fuerza agresiva como granadas de gas o balines de goma. La respuesta policial, por parte de la Guardia Republicana fue, en general, proporcional al nivel de agresión generado por algunos manifestantes”, agrega el documento de la Institución que preside Juan Faroppa, presente en todo el operativo como observador a pedido del Codicen y del Ministerio del Interior.

“No se observó la utilización de granadas de gas ni de escopetas disparando balines de goma. Se utilizaron bastones y escudos y, de parte de los manifestantes, se arrojaron todo tipo de objetos contundentes (piedras de gran tamaño; vallas; señales de tránsito arrancadas de su lugar, etc.), como puede observarse en las diferentes grabaciones de video difundidas por los medios de comunicación”, indica el informe.

“Lo anterior -advierte- no significa que no se hayan observado casos puntuales por parte de algunos efectivos policiales que mostraron, en forma innecesaria, un uso abusivo de la fuerza. Concretamente esto sucedió en perjuicio del abogado de los ocupantes, Dr. Pablo Ghirardo, lo que fue directamente observado por la INDDHH”.

El informe oficial indica además que “existía un clima fuera del edificio ocupado, generado por manifestantes que no eran estudiantes ocupantes, que presagiaba una definición violenta de la situación”.

“El Ministerio del Interior, a través del Sub-Director de Policía, y los ocupantes, a través del abogado Dr. Ghirardo, intentaron negociar un acuerdo para dilatar la desocupación. Se entiende que fue una actitud adecuada. Lamentablemente, estas negociaciones no se concretaron por las diferencias que persistían entre las partes”, concluye el informe.

Dejá tu comentario