ICC

Índice de Confianza del Consumidor registra la mayor caída de los últimos dos años

El ICC está en zona de moderado pesimismo, de acuerdo al índice elaborado por la Universidad Católica y Equipos Consultores.

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) salió de la zona de moderado optimismo en marzo en la que permaneció por cinco meses. El índice cayó a 51,1 puntos en febrero a 45,8 en marzo e ingresó en zona de moderado pesimismo.

El descenso de 5,3 puntos representa la mayor contracción desde el shock provocado por el COVID-19 en marzo 2020, según el índice elaborado por la Universidad Católica y Equipos Consultores, en base a encuestas realizadas entre el 31 de marzo y el 7 de abril.

Con respecto a marzo 2021, el índice es 0,4 puntos mayor; y, si se consideran los promedios (ene-21/mar-21) y (ene22/mar-22), el índice es 1,9 puntos mayor.

Los tres subíndices descendieron con respecto a febrero. Eso es consistente con los datos de la encuesta de Equipos Consultores sobre que la economía es el principal problema de los uruguayos.

La inflación es uno de los temas que más impacto puede haber tenido en la percepción del público encuestado. La inflación acumulada en los últimos 12 meses fue 9,4%, situándose por encima del rango meta (entre 3% y 7%) del Banco Central, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La Situación Económica Personal descendió por segundo mes consecutivo, obteniendo el cuarto puntaje más bajo desde que se mide la serie. Disminuyeron tanto la situación económica personal actual y a un año. El factor que refleja la situación económica personal actual demuestra la preocupación de la población por el aumento de precios y por la consecuente pérdida de salario real.

La Situación Económica del País fue el subíndice que presentó mayor descenso (-6,4 puntos) acumulando tres meses de caída consecutiva. La situación económica del país a uno y tres años cayeron en igual medida, demostrando que la población está preocupada tanto por la economía presente como por la recuperación en el mediano plazo.

Por último, la Predisposición a la Compra de Bienes Durables cae y contrarresta la suba del mes anterior. Los componentes del subíndice (electrodomésticos y automóviles y viviendas) desmejoraron ambos en similares proporciones.

Los otros indicadores medidos, como suele suceder, muestran una evolución dispar respecto a febrero. Tres de ellos empeoraron y los otros tres mejoraron.

Dentro de las variables que empeoraron su desempeño (expectativas de ingresos, expectativas de inflación y expectativas de desempleo) las expectativas de inflación obtienen el peor puntaje registrado en la serie. En la misma línea, las expectativas de desempleo empeoraron considerablemente.

Por otro lado, dentro de las variables que mejoraron (capacidad de ahorro, preferencia por la moneda nacional y preferencia por depósitos en el país) la capacidad de ahorro fue la variable con mayor recuperación, pudiendo estar relacionado a una restricción del gasto observada en la predisposición de compra de bienes durables.

Dejá tu comentario