SCOSERÍA Y BERRO

Incendio en vivienda de Pocitos: una pareja y su hijo perdieron todo y necesitan ayuda

El incendio ocurrió en una casa de dos plantas en Pocitos: Scosería y Berro. Un matrimonio y su hijo perdieron todo. Por colaboración llamar al 094 545 887.

El incendio generalizado de una casa de dos plantas ubicada en Scosería y Berro, en Pocitos, afectó a dos personas que estaban en la vivienda. Personal de la salud prestó asistencia con oxígeno en el lugar, mientras que los bomberos evacuaron el edificio lindero por riesgo de propagación.

El fuego comenzó alrededor de las 10 de la mañana y los bomberos trabajan en el lugar para controlar las llamas. La densa columna de humo se observa desde distintos puntos de Montevideo.

Las dos personas que estaban dentro de la vivienda son pareja: un hombre y una mujer, que están fuera de peligro. Ambos subieron a la azotea de la casa, porque hacia abajo el fuego no les permitía avanzar. Saltaron hacia el edificio lindero para poder escapar del fuego, según contó el hombre a Subrayado.

El hombre había vuelto de dejar a su hijo en la escuela; por eso, el menor no se encontraba en el lugar.

Otras dos personas viven en la casa, pero no detalló si se encontraban al momento del incendio.

Embed

Por colaboraciones y ayuda a la familia se puede llamar al celular de Lexis 094 545 887.

La casa que tomó fuego fue noticia tiempo atrás por una mujer que confesó haber tenido una discusión con su madre y que tras caer por una escalera falleció producto de un golpe en la cabeza. La hija llevó el cuerpo de su madre a la azotea, lo puso en una bañera y lo prendió fuego. Luego trozó los restos y los puso en bolsas de residuo.

La mujer fue detenida y condenada el 11 de octubre de 2022 a cumplir 13 años y 6 meses de prisión, por un delito de homicidio especialmente agravado.

Embed

La casa de un homicidio.

Rebeca Hersztain tenía 75 años, era uruguaya pero vivía en Israel. El 27 de abril de 2021 ingresó al país en una de sus visitas habituales, pero el 22 de mayo del mismo año allegados a la mujer denunciaron su desaparición.

Esto motivó una investigación, y los policías pudieron establecer mediante análisis de cámaras de seguridad que Rebeca ingresó a la casa donde vivía su hija, en Scosería y Berro, pero nunca salió.

Los investigadores vigilaron los movimientos en la residencia, allanaron varias veces la casa de Pocitos con perros rastreadores, pero no pudieron hallar nada.

La investigación cambió cuando la hija de la desaparecida, una mujer de 43 años, confesó que su madre vino al país con intenciones de vender la propiedad, tuvieron una discusión y la señora murió tras caer y golpearse la cabeza.

La indagada agregó que no supo qué hacer en ese momento, entonces colocó el cuerpo de su madre en una bañera de la casa, ubicada en la azotea, y lo prendió fuego. Dijo que puso los restos en varias bolsas negras de basura y los tiró en el contenedor de basura.

Temas de la nota

Dejá tu comentario