Deportes

Hojbjerg y Bale, dos Spurs en busca de cuartos de final en el Dinamarca-Gales

Compañeros esta temporada en el Tottenham, el danés Pierre-Emile Hojbjerg y el galés Gareth Bale cruzarán su camino el sábado en octavos de final de la Eurocopa (16h00 GMT) en Ámsterdam.

Compañeros esta temporada en el Tottenham, el danés Pierre-Emile Hojbjerg y el galés Gareth Bale cruzarán su camino el sábado en octavos de final de la Eurocopa (16h00 GMT) en Ámsterdam.

Con su aura de duro, con su brazo izquierdo completamente cubierto de tatuajes, que le hacen parecerse a un marino, Hojbjerg mostró toda su sensibilidad en la grave enfermedad cardíaca de su compañero Eriksen en el primer partido contra Finlandia.

"Vi a Christian tumbado, con la vista perdida hacia el terreno. Sus ojos estaban blancos y me dije que algo no iba", contó.

"Me quedé un rato con los técnicos hablando, pero veía brazos que se agitaban durante los primeros auxilios", añadió.

Tras un mal inicio, con dos derrotas, en esta Eurocopa, contra Finlandia (1-0) y Bélgica (2-1), Dinamarca encontró fuerzas para lograr su billete a octavos aplastando a Rusia (4-1), en Copenhague.

- Una nueva Eurocopa para Dinamarca -

Calificado como uno de los aspirantes al título en esta Eurocopa, Dinamarca adquirió tal vez ahí una nueva confianza, reforzada por el estado de salud tranquilizado de Eriksen, operado para hacerse implantar un desfibrilador miniatura, tras lo que dejó el hospital.

Sin la estrella danesa, exjugador del Tottenham (antes de la llegada esta temporada de Hojbjerg), es casi una nueva competición la que comienza para una selección que ganó este torneo en 1992, una gesta que ocurrió cuando una gran mayoría de los jugadores de este equipo no había nacido.

Recuperador de balones en el centro del campo en un equipo en el que todo el mundo tiene los ojos puestos en el extremo Mikkel Daamsgard, Hojbjerg es un elemento esencial del equilibrio colectivo, como lo fue en el Tottenham esta temporada.

Pese a que no tuvo una gran campaña en los Spurs, su fichaje por unos 17 millones de euros (20,2 millones de dólares) procedente del Southampton fue considerado como uno de los mejores negocios del mercado de pretemporada en Premier League.

Había seducido totalmente a José Mourinho, que siempre destacó la importancia de ese puesto, contrariamente a Gareth Bale, al que reencontrará en el terreno, el sábado, para quien la marcha del portugués a mediados de abril fue un alivio.

Poco brillante en su regreso como cedido al Tottenham, el delantero con contrato con el Real Madrid, esperaba recuperarse con una selección galesa donde nunca ha decepcionado.

- Un Bale con altibajos -

La selección galesa también cuenta con una leyenda como referencia, pero más fresca en el tiempo, la de la epopeya de alcanzar las semifinales de la Eurocopa-2016.

La selección galesa atravesó sólidamente una primera fase que se anunciaba delicada, con un empate contra Suiza (1-1), una victoria contra Turquía (2-0) y una apretada derrota contra Italia (1-0).

Pero la Eurocopa de Bale ha sido, por el momento, un espejo de su temporada en Londres, con altibajos.

Poco destacado contra Suiza e Italia, donde falló una enorme ocasión de empatar en el minuto 75, estuvo a muy buen nivel contra Turquía, dando dos asistencias y creando cinco ocasiones netas, pero fallando también un penal.

Cuando el futuro del delantero de 31 años, a un año de la finalización de su contrato con el Real Madrid, es incierto, este partido de octavos de final es la ocasión de lucirse.

En caso de un partido de cuartos de final, contra Países Bajos o República Checa, los galeses regresarían a Bakú, donde han disputado dos partidos.

Irreprochable fuera del terreno, incluidos sus chistes en ruedas de prensa, como cuando dijo que sabía dónde jugará Sergio Ramos la próxima temporada, antes de añadir "en defensa" cuando se le pidió que lo revelara, es ahora en el campo donde Bale y los Dragones deben responder.

hap/jed/gf/smr/psr/mcd

PARKEN SPORT & ENTERTAINMENT

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario