InternacionalesRodrigo Eguillor

Hijo de una fiscal denunciado por violación; él dice haber salvado a su victima del suicidio

Con el final de la Cumbre del G-20, los medios argentinos encontraron un nuevo villano: Rodrigo Eguillor. Se quiso hacer pasar por loco. No tuvo suerte.

Se terminó el G-20 y Argentina espera por la final River-Boca en el Santiago Bernabeu. Mientras pasa el tiempo, los medios locales se ocupan de un caso insólito: el de Rodrigo Eguillor, un joven acusado de violar a una joven y desde que fue denunciado no ha parado de realizar declaraciones insólitas y alarmamtes.

Eguillor, de 24 años, hijo de una fiscal, fue detenido en el aeropuerto mientras era entrevistado en vivo por un programa de televisión. Estaba comentando las circunstancias en las que fue grabado desnudo en el balcón de su apartamento de San Telmo protagonizando un forcejeo con una mujer.

Eguillor fue demorado en Ezeiza cuando intentaba viajar a Madrid para ver la final de Boca y River por la Liberadores.

Embed

La propia detención fue un acto de humor involuntario, una tragicomedia, que indignó a mucha gente y que generó al mismo tiempo amplia cobertura.

Por esas horas la víctima confirmó la denuncia de violación y el victimario no hizo otra cosa que defenderse en forma entusiasta con frases como : "no la violé, en realidad le salvé la vida porque quería suicidarse" o "la mina ni se murió".

Subió sus descargos a Youtube y se hicieron virales.

Embed

Una vez que su cara se hizo pública aparecieron otras denunciantes a las que Eguillor acosó tanto e forma presencial como en redes sociales.

Lo impropio de sus argumentaciones llevo a la justicia a enviarlo a un hospital pisquiátrico en Monte Grande para evaluar su estado.

El director del centro de salud Gabriel Ivé fue contundente: Rodrigo Eguillor está ubicado en tiempo y espacio y ahora será remitido a la fiscalía.

"No requiere de una Internación". Cayó la coartada psiquiátrica y ahora las acusaciones en su contra vuelven a la justicia penal.

Los padres del joven habían pedido que fuera internado a pesar de su negativa.

Eguillor estudia abogacía y fue relacionista público de un boliche de la Costanera porteña.

Es hijo de la fiscal de Ejecución Penal Paula Martínez Castro.

La funcionaria también quedó en cuestión por los hechos protagonizados por su hijo.

El activista y abogado Juan Grabois la puso en la picota contrastando su gestión como fiscal y la impunidad con la que se manejaba hasta ahora su hijo.

Embed

Eguillor tenía otro caso pendiente en la justicia por un caso de abuso sexual ocurrido el 22 abril de 2016.

La presunta víctima es una trabajadora del estacionamiento del Casino Buenos Aires en Puerto Madero.

El acusado ahora sumó una nueva causa por "coacciones y resistencia a la autoridad" por incidentes en la UFI Nº 3 de Esteban Echeverría, lugar al que fue escoltado después de ser demorado en el mismo aeropuerto de Ezeiza.

Precisamente, insultó a la fiscal, Verónica Pérez.

El nivel confrontativo de Eguillor no pasó inadvertido para nadie que lo haya visto en la TV por estas horas.

Sin embargo, al ser detenido por los agentes aeroportuarios dejó una frase que, de algún modo, deja en claro todo su ser: "llamen a mi vieja".