Policiales guardia de seguridad

Guardias asfixiaron durante seis minutos al hombre detenido en shopping de Paysandú

La víctima reclamaba poder respirar mientras los imputados seguían ejerciendo presión y evitaban que "cumpliera con la función vital".

La fiscal del caso, María Andrea Fuidio, relató cómo a pesar de que Fernando Cabrera Dávila le reclamó al guardia de seguridad y al militar poder respirar, la acción de los dos imputados, de evitarlo, no cesaba.

El fallecido fue reducido por los dos imputados, uno de ellos se puso en cuclillas sobre los glúteos y sostuvo sus manos a la altura de la espalda media. El otro, además de apoyar el brazo en la espalda superior, tenía su rodilla en el cuello y en la nuca.

El dictamen indicó que desde un primer momento la víctima se resistió a la sujeción y exigió que lo soltaran. “Transcurridos unos minutos, los gritos de Cabrera Dávila, comienzan a agudizarse, suplicando que lo soltaran que le faltaba el aire”, relató la fiscal.

Asimismo, la fiscal explicó que los imputados mantuvieron el accionar y no redujeron la presión ejercida. Fuidio relató que “tras una espera de seis minutos aproximadamente, llegó el personal policial” y allí constataron que el hombre estaba desvanecido. Acto seguido comienzan a reanimarlo, pero la emergencia móvil constató el fallecimiento.

“A partir de que el occiso comenzó a suplicar por aire, no obstante ello, los imputados no detienen su accionar manteniendo la sujeción” explicó al fiscal y agregó que de esta manera “impidieron que Cabrera Dávila cumpliera con la función vital de respirar”.

Dejá tu comentario