Nacional

Gatilló dos veces en la cabeza y la bala no salió, la tercera sí

Un delincuente hirió este martes a un distribuidor de un balazo en la espalda, cerca de la columna. Primero gatilló el arma en la cabeza del hombre y en la del empleado.

 

Un rapiñero intentó robar este martes pasado el mediodía a un distribuidor de vino en el barrio Las Torres, en camino Cibils y Primera al Norte.

El delincuente iba en moto con un acompañante. Se detuvieron al costado del camión repartidor de vinos y le apuntaron a la cabeza al empleado, que iba en el asiento del acompañante.

El delincuente gatilló el arma pero la bala no salió. Luego fue para el lado del conductor e hizo lo mismo con el distribuidor. Gatilló el arma pero la bala no salió.

Finalmente, cuando el conductor de 65 años de edad se inclinó para darle el dinero al rapiñero, el delincuente gatilló por tercera vez y allí sí disparó.

El disparo (calibre 22) impactó en la espalda del distribuidor y, según supo Subrayado, la bala se alojó cerca de la columna. La víctima se encuentra en el sanatorio La Española, donde será intervenido quirúrgicamente.

Los delincuentes iban con casco por lo que se dificulta su identificación. No se sabe aún si eran mayores o menores de edad.

Según operadores de la Justicia, cada vez es más común que los delincuentes dejen libres los primeros dos lugares de la recámara de un arma, con el objetivo de gatillar y asustar a las víctimas sin disparar. Pero a partir del tercer disparo sí salen las balas. 

En este caso, el delincuente puede haber interpretado que el distribuidor se inclinó para buscar un arma y por eso gatilló por tercera vez, estima la Policía. No era el caso. El distribuidor se agachó para darle el dinero al rapiñero.

Dejá tu comentario