Show Frances McDormand | Oscar

Frances McDormand, la antiestrella más famosa del mundo

Fue abandonada a los 18 meses y adoptada por una pareja de pastores.

Frances McDormand ha logrado lo que muchas actrices no han podido: está en la cima de su carrera a los 63 años. No tiene cirugías, ni las tendrá. No vende relojes, ni perfumes ni artículos de lujo en las revistas porque le interesa más mantener el misterio con el público que facturar. Dice más "no" que "sí" cuando le proponen proyectos.

Según un informe de Infobae, en casi 40 años de carrera amasó una fortuna estimada en 30 millones de dólares, aunque diez veces menor que el contenido de la caja fuerte de Jennifer Aniston, por poner un ejemplo, una estrella que trabaja en muchos más proyectos y tiene infinidad de compromisos publicitarios.

“Como mujer tener todavía relevancia cultural es algo tan profundamente gratificante, de veras”, reconoció a Vogue, en una de las dos entrevistas que concedió en los últimos años. “Es algo que nunca podría haber esperado. Y creo que yo tuve algo que ver con el asunto. He construido alguna parte de este momento. Y vaya si estoy orgullosa”.

Ganó tres veces el Oscar como actriz protagonista y estuvo seis veces nominada.

Su primer premio Oscar lo obtuvo gracias al su interpretación del personaje de Marge Gunderson, en Fargo, antes de cumplir 40 años. Su segundo Oscar fue por Tres anuncios por un crimen (2017) y ahora vuelve a repetiir por Nomadland, la película de Chloe Zhao que McDormand también produjo.

En los tres casos compuso a mujeres pueblerinas, que perdieron el tren del capitalismo y deben enfrentarse a adversidades terribles.

Nomadland narra la historia de Fern, que pasó buena parte de su vida en un pueblo Nevada (Empire), trabajando para la única empresa del lugar. Fue cuando la empresa cerró y su marido murió, Fern se encontró sola, sin trabajo, recursos ni hogar.

La actriz bromea al respecto: "cuando cumpla 65, me cambio el nombre a Fern, me compro un cartón de Lucky Strikes y una botella grande de Wild Turkey, me subo a una casa rodante y empiezo a manejar".

Embed

En la película aparecen pistas de la historia personal de McDormand, consigna Infobae: las primeras letras del apellido de Fern, fragmentos de Macbeth, y una la vajilla con diseño de hojas otoñales.

¿Las referencias? Macbeth fue la primera obra de teatro que McDormand representó, en Secundaria mientras que la vajilla fue un regalo de sus padres al graduarse en la Escuela de Artes Dramáticos de Yale.

Frances Luis McDormand es el nombre que adquirió al ser adoptada por esta pareja religiosa canadiense que recorría Estados Unidos llevando la palabra de los "Discípulos de Cristo", En realidad ella nació como Cynthia Ann Smithen Gibson City, Illinois, en 1957. Tenía 18 meses cuando llegó a la casa del pastor Vernon.

"Me identifico como normativa en cuanto a género, heterosexual y estadounidense white trash", dijo en una presentación de radio, en una de las escasas notas que suele dar.

White trash era en realidad su madre biológica, una condición que alude a los blancos pobres y sin educación de los Estados Unidos. Cuando finalizaba su adolescencia y comenzaba su vida adulta pudo conocer a su madre biológica pero no quiso hacerlo, consigna la crónica.

Hace 38 años inició una relación afectiva con Joel Coen, que forma una sociedad indisoluble con su hermano Ethan Coen, y que juntos han logrado sacar el máximo rédito interpretativo de Frances en innumerables películas, entre ellas Fargo.

Con ellos filmó su primera película, "Simplemente sangre" casi por casualidad. Su amiga y compañera de apartamento Holly Hunter -también ganadora del Oscar- había sido seleccionada para ser la protagonista, pero ella a último momento optó por integrarse a un proyecto de teatro.

Frances, que trabajaba como vendedora en una bombonería y ya había egresado de Yale, fue convocada para una prueba.

No fue fácil comienzo porque ese mismo día su novio de entonces debutaba en una telenovela y ella le había prometido que estaría presente. Por eso se presentó antes los Coen y les dijo que no podía concurrir. Ella jamás rehuía a sus promesas.

Los Coen, que tienen fama de ser muy estrictos, aceptaron la propuesta de la candidata y fijaron nueva fecha. "Fue un acto de audacia", dijo Joel.

Los unió el cine pero también los libros. Él le arrimó libros (Chandler, Dashiel Hammett Ross McDonald,, etcétera) para interpretara su personaje y ella después lo citó para comentarlos. El le dijo que viera "El Cartero llama dos veces" y leyera el libro.

“Es uno de los libros más sexy que existen”, se rió al recordar el episodio para el Times. “Me sedujo con la elección de libros. Yo lo seduje cuando lo invité a comentarlos”.

Embed

Poco después, Frances y él se fueron a vivir juntos.

“Se podía tener una pareja que fuera realmente profunda y apasionada que a la vez no nos impidiera una relación laboral que funcionase”, pensó entonces, y tuvo razón: hizo seis películas con los Coen y está por terminar una séptima. Descubrió que era posible amar a alguien y tener una vida propia, algo que no le había sucedido en romances anteriores.

Se casaron una década más tarde, cuando se disponían a adoptar a su hijo, Pedro McDormand Coen.

Todo el mundo se sorprende por la ética de trabajo de la actriz. Ella no delega en nadie ni siquiera los pequeños detalles. Va personalmente a las pruebas de iluminación, por ejemplo, algo que las estrellas derivan en sus asistentes.

McDormand trabajó con otros cineastas y otros equipos, recuerda Infobae: por su señora Pell, la esposa de un miembro del Ku Klux Klan en Mississippi en llamas, de Alan Parker, recibió su primera nominación al Oscar. La dirigieron también Sam Raimi (Crimewave, Darkman), Ken Loach (Agenda oculta), Robert Altman (Short Cuts), Lisa Cholodenko (Laurel Canyon), Bharat Nalluri (Miss Pettigrew Lives for a Day), Wes Anderson (Moonrise Kingdom, Isla de perros, The French Dispatch) y Gus van Sant (Tierra prometida), entre otros.

Embed

YOU BETCHA!

Pero fue una película de los Coen, Fargo, la que la hizo realmente famosa, por la cual ganó su primer Oscar.

—You betcha! ("Puedes apostar") —le grita todavía la gente en la calle cuando la ve, imitando la manera de hablar de Marge, que tenía una cadencia notable y repetía graciosamente “ya, ya”.

“Me iré a la tumba siendo Marge”, le dijo a Vogue.

Embed

Se refiere a la policía que sobrelleva los malestares del embarazo mientras resuelve un crimen sangriento.

Son personajes que acompañan a otros a otros en películas corales. En el caso de Fargo, el personaje es William H. Macy, que quería ganar unos pesos con el falso secuestro de su esposa.

Otro que ganaba minutos es el personaje de Steve Buscemi, uno de los criminales chapuceros que contrató.

"Olive Kitteridge", la miniserie de HBO, marcó un punto de inflexión en la carreara de McDormand: es su protagónico y también su producción.

Nominada a los Globos de Oro, arrasó con los Emmy, incluido el de Actuación Destacada en Miniserie para McDormand.

ESA OTRA COSA

Al margen de su estrellato, lleva casi 25 años en la compañía neoyorquina Wooster Group, y poco después de ganar el Oscar por Fargo participó de un festival Tennessee Williams en Dublín . Pidió que el premio no se mencionara en el programa.

Cuando habla de su contribución a la actuación lo hace desde un lugar llamativo: “Era demasiado vieja, demasiado joven, demasiado gorda, demasiado flaca, demasiado alta, demasiado baja, demasiado rubia, demasiado morena, pero en algún momento iban a necesitar eso otro”, le explicaban al rechazarla, recordó al Times. “Así que me especialicé en ser eso otro”. Todos sus personajes son eso otro.

Dicen sus biografistas que si ella se hubiera dedicado exclusivamente al teatro, hubiera logrado grandes papeles femeninos, mientras que en Hollywood le costó muchó encontrar lugares de destaque. “Era demasiado vieja, demasiado joven, demasiado gorda, demasiado flaca, demasiado alta, demasiado baja, demasiado rubia, demasiado morena, pero en algún momento iban a necesitar eso otro”, le explicaban cuando la rechazaban, según recuerdan los medios.

Dejá tu comentario