Policialesclásico | Nacional | Peñarol

Formalizan este martes a un hincha de Nacional y buscan identificar a otros 8

La Fiscalía lo acusará por apología del delito por lo ocurrido durante el clásico. La Policía trabaja para detener a más personas.

El fiscal de Flagrancia de 2º turno, Carlos Negro, solicitará este martes la formalización del hincha de Nacional detenido por el caso de los ataúdes inflables durante el clásico del sábado.

El hombre, mayor de edad, de iniciales I.F., fue identificado y detenido en su casa, donde la Policía encontró la camiseta del Gremio, con la que fue identificado en la tribuna del Centenario.

El hincha declaró este lunes ante el fiscal Negro y este martes a las 13 horas se formalizará la investigación por apología del delito, previsto en el artículo 148 del Código Penal, que prevé penas de tres a 24 meses de prisión.

Sin embargo, para este delito se pueden aplicar medidas sustitutivas, tales como, la prohibición de ingresar a espectáculos deportivos por determinado período.

También fue detenido un menor de 14 años, de iniciales S.V., quien declaró ante la fiscal de Adolescentes, Graciela Peraza, que no encontró elementos para formalizarlo y lo dejó libre.

El análisis de las cámaras de reconocimiento facial del Centenario, permitió vincular a otros ocho hinchas de Nacional con este episodio, y ahora se trabaja en la identificación de todos los involucrados, y se emitirán órdenes de captura.

La exhibición de inflables en la Tribuna Colombes el sábado pretendió reivindicar los crímenes de Rodrigo Aguirre y Hernán Fiorito, dos hinchas de Peñarol asesinados en 2011 y 2016 por barras tricolores.

El homicidio de Rodrigo Aguirre ocurrió la noche del 29 de abril de 2011 en el marco de un enfrentamiento entre barras de ambos equipos. Rodrigo integraba una facción de la barra de Peñarol quien murió a manos de integrantes de la banda de Lucas Píriz. Por este caso, cuatro jóvenes fueron procesados, un menor de 17 años, y tres mayores de 19, 20 y 21 años.

La muerte de Hernán Fiorito tuvo mayores connotaciones. Hernán junto a decenas de hinchas mirasoles se reunieron en la plaza de Santa Lucía en la víspera del 28 de setiembre de 2016 para celebrar un nuevo aniversario del club.

Hasta allí se trasladaron parciales de Nacional quienes abrieron fuego contra la multitud. Hernán Fiorito, Sebastián Enciso y Richard González resultaron gravemente heridos.

Los tres fueron trasladados a centros asistenciales y permanecieron hospitalizados durante muchos días. Sebastián y Richard recibieron el alta semanas después; Hernán falleció el 4 de noviembre de 2016.

La investigación policial llevó varios meses pero finalmente resultaron procesadas con prisión 15 personas.

Luego de la muerte de Hernán, el fútbol uruguayo fue suspendido durante una semana para reflexionar sobre lo ocurrido.

En Santa Lucía se realizaron concentraciones de vecinos y marchas en reclamo de Justicia y repudiando los hechos de violencia en el fútbol.

La Policía realizó talleres de convivencia para la comunidad enfocados en la prevención de la violencia en el deporte.

La muerte de Hernán marcó un antes y un después para la familia Fiorito.

Eduardo, su padre, relató este lunes a Subrayado que tras la muerte del hijo, la familia se sometió a tratamiento psicológico durante un año y medio intentando superar el traumático episodio.

Eduardo dijo que lo sucedido este fin de semana en el Estadio es removedor de ese dolor que llevan desde hace más de dos años y que no logran encontrar una explicación a la sucesión de episodios violentos en el deporte.

Dejá tu comentario