AFP

Fiscalía húngara abre investigación por escándalo de espionaje Pegasus

La fiscalía de Budapest anunció el jueves la apertura de una investigación tras las revelaciones de medios de prensa de que el programa informático de espionaje Pegasus, de origen israelí, fue utilizado para vigilar unos 300 números de teléfono.

La fiscalía de Budapest anunció el jueves la apertura de una investigación tras las revelaciones de medios de prensa de que el programa informático de espionaje Pegasus, de origen israelí, fue utilizado para vigilar unos 300 números de teléfono.

"Tras varias denuncias, la fiscalía ordenó la apertura de una investigación sobre la posible recogida no autorizada de información confidencial", indicó la fiscalía en un comunicado.

Tras seis meses de investigaciones, un consorcio de 17 medios de comunicación internacionales acusó a Hungría de utilizar, así como Marruecos, México y otros países, la tecnología de espionaje Pegasus, creada por el grupo israelí NSO.

En Hungría unos 300 celulares, pertenecientes a periodistas, abogados y hombres de negocios habrían sido objeto de ese espionaje, según el consorcio de medios Forbbiden Stories, lo que sería un caso único en el seno de la Unión Europea.

Responsables gubernamentales aseguran que las alegaciones son "infundadas".

El ministro de Interior, Sandor Pinter, indicó a principios de semana que su gobierno "siempre actuó de acuerdo a la ley".

La oposición liberal, los representantes de periodistas y abogados reclamaron una investigación independiente.

"No creo que esto conduzca a nada. Tan solo significa que han recibido oficialmente las denuncias", explicó Andras Lederer, del Comité Helsinki, un consorcio de grupos de defensa de los derechos humanos.

"Tienen años para investigar si quieren (...) Esto es meramente un paso administrativo", añadió.

La Comisión Europea publicó el martes su informe anual sobre la situación del estado de derecho en los países de la UE, con críticas en particular a Hungría y Polonia por atropellos a la independencia judicial, pluralismo de la prensa y fracasos en la lucha anticorrupción.

Hungría y Polonia son dos países gobernados por dirigentes ultraconservadores.

La legislación húngara permite al ministerio de Justicia espiar y recoger datos personales sin control de ningún organismo independiente, según el experto Mate Daniel Szabo, corresponsable de la Unión de Libertades Civiles Húngara.

El programa Pegasus puede jaquear los teléfonos móviles sin que el usuario lo sepa, lo que permite a los clientes leer todos los mensajes, rastrear la ubicación del usuario e intervenir la cámara y el micrófono del teléfono.

La organización Reporteros sin Fronteras pidió el miércoles una moratoria para el programa de cibervigilancia, que en Francia provocó un consejo de defensa "excepcional" convocado por el presidente Emmanuel Macron, cuyo número telefónico figuraba en la lista de blancos potenciales de ese espionaje.

mg-bg/fio/jz/mb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario