PolíticaDerechos Humanos | Dictadura

Fiscal de Derechos Humanos investigará Caso Bleier como homicidio y citará a militares

Lo interrogaron los entonces mayores Ernesto Ramas, Victorino Vázquez, Juan Pomoli, Nino Gavazzo y "Pajarito" Silveira.

El fiscal de delitos de Lesa Humanidad Ricardo Perciballe informó que reabrirá la causa del militante comunista Eduardo Bleier, cuyos restos humanos fueron encontrados en el Batallón 13.

La investigación había sido archivada en el 2012.

Perciballe dijo a TNU que varios militares serán citados a declarar ya que el hallazgo del cuerpo permite cambiar de carátula la causa de desaparición a homicidio.

Un documento de Familiares menciona como participantes de los interrogatorios a Bleier a los entonces mayores Ernesto Ramas, Victorino Vázquez, Juan Pomoli, Nino Gavazzo y el teniente Jorge "Pajarito" Silveira.

Brecha agrega ahora otros nombres, algunos vivos y otros ya fallecidos: JUan Alberto Lezama, Julio González Arrondo, Manuel Cordero, Homero González, Mario Frachele, Manuel Cola, Manuel Calvo, Henry Saralegui, Julio Tabárez, Rudyard Scioscia, Jorge parisi, Omar Lacasa, Jorge Rodríguez Buratti, Ricardo "Conejo" Medina, Pedro Mato, Antranig, Ohannessian y Rubely Pereyra.

Bleier fue detenido el 29 de octubre de 1975 y se cree que murió en las horas posteriores al 5 de julio de 1976, tras ser visto en el Hospital Militar en muy mal estado físico.

La víctima era odontólogo, tenía 48 años y cuatro hijos. Había sido secretario de finanzas del Partido Comunista y en 1975 estaba a cargo de la propaganda clandestina.

Para entonces no existía la subversión: hacia más de tres años que las Fuerzas Conjuntas habían vencido al aparato armado del MLN, y el resto de los grupos que habían tomado las armas habían salido del país, en su mayoría hacia Argentina y Chile.

Los comunistas llegaron a tener armas, pero nunca las usaron por decisión de su comité central.

En 1975 -nombrado "año de la orientalidad" por la dictadura-, la unión de militares y policías había decidido llevar a cabo la "Operación Morgan" contra opositores de izquierda. En ese contexto el PCU constituía uno de los principales objetivos.

Bleier fue uno de los tantos que cayeron en esas redadas, junto a otras figuras como el escribano Fernando Miranda, cuyos restos fueron encontrados en 2005 en predio militar.

El hallazgo de Bleier puso en tela de juicio algunas manifestaciones de los exrepresores sobre el destino de los desparecidos.

En su momento se creyó en los testimonios militares que habían señalado a Bleier como uno de las víctimas de la llamada "Operación Zanahoria", es decir el desenterramiento de cadáveres para cambiarlos de lugar para luego ser incinerados.

Esas maniobras se habrían realizado entre 1983 y 1984 cuando habían comenzado las negociaciones entre militares y partidos políticos para el retorno a la democracia.

Al menos ese fue el testimonio de varios militares supuestamente "arrepentidos" ante la Comisión para la paz creada por el expresidente Jorge Batlle, y las comisiones sucedáneas que continuaron la tarea de búsqueda de desaparecidos.

El hallazgo de Bleier fue la comprobación de que muchos de esos relatos eran inexactos. En su momento se creía que sido enterrado en el Batallón 14, desenterrado y trasladado al 13, para luego ser incinerado a efectos de desechar sus cenizas en el Río de la Plata.

Hoy se sabe que el militante comunista pasó por centros de torturas como "300 Carlos" o "Infierno Chico" en la zona de Punta Gorda, el servicio de Material y Armamento conocido como "La Fábrica" , y el "Infierno Grande" utilizado por el Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA) en el batallón 13, al parecer el destino final de Bleier.

Testimonios señalan haberlo visto enterrado bajo tablones en esa dependencia militar tras ser torturado en forma salvaje "por judío y por comunista".

Dejá tu comentario